Tráfico de influencias y otras obviedades

3 enero 2012

George Grosz: Pintura

  1. Denle una comisión y les prometerá que es capaz de mover el mundo. Lo mejor de todo, es que tal vez no mienta.
  2. Debe conseguir ya lo que desea, no importa cómo. A partir de esa decisión inquebrantable, no faltarán los gestores que lo satisfagan o estafen (probablemente lo segundo).
  3. Si la mayoría creyera efectivamente en la igualdad de oportunidades, no tardaría en denunciar a los infractores. El tráfico de influencias delata que víctimas y beneficiados se coluden para sacar ventajas de la inequidad.
  4. Niéguenle una comisión y verán surgir al Catón incorruptible que está dispuesto a no dejar títere con cabeza, mientras erradica a la deshonestidad del mundo. Lee el resto de esta entrada »
Anuncios