Vejez y otros aterrizajes

14 febrero 2012

Anciana

A: ¡Cómo ha envejecido usted!

B: Eso es lo que suele ocurrir cuando se vive mucho. (Georg Lichtenberg)

  1. Cuanto más liviano el equipaje (confío) más cómodo será el último viaje. La rima es involuntaria y la hipótesis no se encuentra demostrada todavía.
  2. Aprender a despedirse del mundo, es el programa razonable para lo que te reste de vida. No te preocupes de completar el curso que iniciaste y solicitar un diploma, porque lo más probable es que no tardes en olvidar gran parte de lo que en un momento dado consideraste aprendido, por lo que te será necesario intentarlo de nuevo, como si fuera la primera vez. ¿No es una buena forma de mantenerse ocupado? Lee el resto de esta entrada »

¿Por qué?

12 febrero 2012

Frida Khalo: Diego y yo

  1. ¿Por qué comencé a preguntar tantos por qué, incapaz de detenerme, a los cuatro años de edad o incluso antes, para tormento de los adultos que tenía cerca, cuando era evidente que no siempre hallaba las respuestas que me dejarían satisfecho?
  2. ¿Por qué hacer preguntas, cuando no se presta suficiente atención a las respuestas que se cosechan?
  3. ¿Por qué anunciar que se abre un diálogo que debe ser productivo, cuando solo se espera la oportunidad de imponer al interlocutor, las mismas decisiones que fueron tomadas previamente?
  4. ¿Por qué sigo preguntando, aunque se supone que dada mi edad avanzada, yo debo ser quien ofrece las respuestas? Lee el resto de esta entrada »

Tiempo de paciencia e Ironía

3 febrero 2012

Afiche Stalin años `30

  1. Se considera el conductor más confiable de sus seguidores. Desde hace un tiempo, sin embargo, se ha tomado tan en serio su rol providencial, que probablemente ha comenzado a traicionar los elevados principios que proclama.
  2. En la actualidad no sabe muy bien qué hacer. Tampoco advierte que sus actos le prometan una certeza mayor en el futuro. A pesar de lo anterior, que no es poco, no desiste de sus proyectos. Quizás el tiempo le depare la convicción que hoy le falta. O quizás se resigne a vivir en duda, y entonces ¿resultará posible que nadie perciba que se encuentra hundido en el pánico?
  3. Nada que valga la pena conservar, con todo el esfuerzo que eso requiere, se construye de un día para el otro, por decisión de un único autor, pero basta el descuido de un segundo para destruir aquello que parecía más firme. Lee el resto de esta entrada »