Juventud, Divino Tesoro

21 agosto 2012

Arrugas

Juventud, divino tesoro / ¡Ya te vas para no volver! (Rubén Darío)

  1. Está condenado a sufrir un infierno en vida. No le perdona al mundo, ni se perdona a sí mismo, la escandalosa ofensa de haber envejecido.
  2. Sufrirá un desengaño tras otro, mientras no consiga imaginarse tal como los otros lo ven desde hace tiempo, envejecido.
  3. Envejecer no es lo peor que puede pasar, si uno aprende algo de todo aquello que ha vivido. En ese caso, el deterioro se revela como el precio que en buena hora hubo que pagar por ser menos tonto.
  4. Ser joven no sirve de mucho, si uno pasa por la vida como un turista incapaz de detenerse y reflexionar sobre las experiencias. Lee el resto de esta entrada »
Anuncios