Observatorio

Astrolabio

  1. Las bacterias del mosto no se han propuesto embriagarme cuando producen el vino. Tampoco las abejas que piensan en la supervivencia de la colmena, toman en cuenta que un día yo disfrute de la miel. Cuando me siento el centro del universo, por todos lados surgen evidencias de que no paso de ser otra cosa que un observatorio, limitado por el lugar que ocupa y la distorsión de los instrumentos que dispone.
  2. De vez en cuando casi muero. Supero el límite de lo que de acuerdo a mis convicciones considero tolerable, identifico situaciones que bajo ninguna circunstancia aceptaría repetir, y a continuación doy un salto en el vacío, esperando encontrar, no importa dónde, en lo desconocido que percibo con claridad, algún punto de apoyo, aunque sea provisorio, aliviado por dejar atrás aquello que supuse el centro de mi vida. Cada salto incluye la sensación de estar muriendo y a continuación la sorpresa de continuar vivo cuando aterrizo.
  3. La memoria puede paralizarte cuando deberías concentrarte en el futuro. Sin embargo, tienes que resistirte al olvido, para evitar que el presente se vacíe de sentido. Entre esas dos fuerzas imposibles de equilibrar, te debates.
  4. El haberle salvado la vida a alguien, establece un lazo perdurable y no por ello menos conflictivos entre dos personas, similar al que se da entre padres e hijos. ¿Con qué derecho alguien se arroga la decisión de que otro siga en este mundo? ¿Le debe estar agradecido el favor o más bien constituye un motivo de reclamo?
  5. Desprenderse de todo aquello que nos ata al mundo cotidiano, como la decisión de volar, no es algo imposible para los seres humanos. La pregunta que se impone luego es: ¿por cuánto tiempo se mantiene la ilusión?
  6. Resignarse a la muerte que a todo el mundo espera, no cuesta mucho. Aceptar que tú vas a morir en este momento es otra cosa.
  7. Un día habré muerto, definitivamente, sin el regreso a los mismos personajes y los mismos escenarios que hoy me hastían, sin atender la lista de compromisos pendientes, dejando atrás la cruel obligación de rehacer la vida, una vez después de otra, con los restos de la última batalla perdida. Al pensar en ese momento sin ataduras de ningún tipo, me digo: ¡qué inmenso alivio!
  8. Llegaste al mundo como fruto de un encuentro fortuito, como subproducto de un deseo que ni siquiera fue compartido por quienes te engendraron. Un día te irás del mundo para evitar que la vida se convierta en una molesta repetición de actos vacíos de sentido.
  9. Te comprometo a no dejarte morir, a confiar que habrás de superar las dificultades, a postergar la entrega a una corriente que tarde o temprano se impondrá, incluso contra tu voluntad manifiesta de abandonar toda resistencia. ¿Con qué derecho te impongo esa decisión que es mía, cuando se refiere a ti? Quiero sentirme Dios, probablemente. Pretendo acallar mis dudas profundas sobre el sentido de mi vida.
  10. Luchar contra aquello que, a pesar de las experiencias, tal vez resulte evitable: debo hacerlo todos los días, para averiguar que estoy vivo.

    Carta astral

  11. Nadie se resigna a morir. Simplemente confiamos que por un inverosímil privilegio, nunca habrá de sucedernos.
  12. A medida que envejeces, más te apremia la necesidad de creer en la teoría de la reencarnación.
  13. A los veinte años, el mundo real era el territorio necesario para que los planes del soñador llegaran a concretarse, como después de todo era inevitable. A los setenta, en cambio, el mundo real no pasa de ser el sitio donde fueron enterradas una tras otra las ilusiones.
  14. Agenda el día. Organiza la hora. Aprovecha el minuto. ¡No hay segundo que perder! Aceptado lo anterior, que fue dicho antes de que yo decidiera repetirlo, distiéndete por un rato, para no abortar la jornada.
  15. Uno vive con la certeza de haber sido alguna vez tan feliz, poco importa si tuviera conciencia o no de lo estaba experimentando, que hasta la tristeza actual no llega a imponer del todo su miope visión del futuro.
  16. Buscas en ti el sentido que te permita continuar vivo: no esperas que te lo donen o impongan otros. Confías que a pesar de la desorientación hallarlo en ti mismo, aunque entonces descubras en él cuánto le debes a otros.
  17.  
  18. Más de una vez oí el reclamo de alguien a quien amaba y me pedía morir. Nunca fui capaz de ayudarlos. ¿Qué veían ellos en mí para confiarme ese deseo? ¿Acaso era la misma solicitud que repetían diariamente ante cualquiera que se acercara? No es fácil vivir con la memoria de esa confianza y la incapacidad de aliviarlos.
  19. Esta es una de las pocas ventajas del proceso de envejecer: uno ensaya las sucesivas renuncias que deberá afrontar, hasta convertirse en un artista de las despedidas.
  20. Para los adolescentes, el mundo espera impaciente el mensaje que solo ellos pueden entregar lo antes posible. Cuando crezcan, cada les resultará más evidente que en el mejor de los casos no habrán de elaborar más que una glosa del discurso ajeno.
  21. Cuando pienso mis años de madurez, me maravilla la falta de apremio que comienzo a descubrir por todas partes. Nada que pueda ser considerado definitivo se hizo aún, la mayor parte de lo que veo son proyectos inacabados o fallidos, fugaces destellos del sentido que me pareció percibir en algún momento y no deslumbran hoy tanto como entonces. A pesar de todo lo anterior, aquí estoy. ¿Cómo sufrir por la fugacidad, cuando aprendí que lo eterno se encuentra fuera de mi alcance?
  22. Gracias doy a mis enemigos por las estocadas mortales y no por los golpes indecisos que tantas molestias provocan durante la recuperación: el resultado final suele ser el mismo, pero en el primer caso uno sufre menos tiempo.

Una respuesta a Observatorio

  1. Ailén dice:

    me encantaron

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: