Marcha triunfal de los zombis

21 abril 2012

We are the hollow men / We are the stuffed men / Leaning together / Headpiece filled with straw. Alas! / Our dried voices, when / We whisper together / Are quiet and meaningless / As wind in dry grass. (T.S. Eliot: The Hollow Men)

  1. Se mueven torpemente, reciben homenajes con sonrisas vacías, cobran jugosos cheques por no hacer nada, toman las decisiones que afectan al resto del mundo… pero conviene recordar que están muertos desde hace bastante tiempo, hieden como muertos y solo se preocupan de continuar ocupando el sitio que les corresponde en el territorio que dejó de pertenecer a quienes permanecen con vida.
  2. Aceptaron privilegios del todo injustos, inmunidad ante cualquier crítica, sobornos, aplausos… y entonces les llegó la muerte por el atracón, como era de suponer. Ellos aspiraban a continuar disfrutando más de lo mismo y no estaban dispuestos a desandar el camino que habían errado. Lee el resto de esta entrada »
Anuncios

Chantas y Usurpadores

13 abril 2012

Pintura de Georg Grosz

  1. Son torpes y como todo el mundo sabe, están condenados al fracaso. Mientras tanto, los chantas causan el mayor daño posible.
  2. Georg Grosz retrató a los chantas con asco, pero sin desdeñarlos: bien vestidos, gesticulantes, vociferando no importa qué, las caras convertidas en máscaras de una sola expresión, limentados por la prensa, algunos sin cerebro, la cabeza cubierta con una bacinilla a manera de sombrero. Ellos están y se hacen sentir, pero en realidad no son.
  3. Tal vez los chantas ignoren su decidida peligrosidad. Viven usurpando roles que no hubieran debido corresponderles nunca, si ellos no estuvieran firmemente convencidos de que son precisamente lo que no pueden ser, por lo que han eliminado a todos aquellos que pudieron quitarlos de su error.
  4. Los chantas viven para defender una inmejorable imagen de sí mismos que tan solo existe en sus mentes y no se corresponde demasiado con la realidad. Prefieren quedar en ridículo, antes que aceptar sus modestos límites. Lee el resto de esta entrada »