Comunicados e incomunicados

25 julio 2011

Saul Steinberg: dibujo

  1. Si tienes algo que decir, encontrarás la forma de hacerlo, aunque no sea en el primer intento o en el segundo. Si no tienes nada que decir, también lo encontrarás y mucho antes.
  2. Una palabra saca a la otra, sin pensarlo, como se comprueba en las peleas. Una idea también convoca a la siguiente, siempre y cuando uno esté atento a sus palabras y a las ajenas.
  3. Nada lo invitaba a callar tanto como participar en una asamblea donde solo circulaban obviedades y triquiñuelas que reclamaban su aprobación explícita. Lee el resto de esta entrada »

Fantasmas que nos estorban

16 julio 2011

Caravaggio: Narciso

  1. Llega la noche y el control precario que mantuve durante las horas del día sobre los pensamientos menos amables que suelen acosarme, se distiende, la oscuridad invade el territorio que hasta ese momento consideraba mío, ni siquiera tienen que amenazarme para lograr sus objetivos, porque dan la impresión de que esta vez yo me entregaré sin lucha.
  2. Debo pedir ayuda, no importa a quién, con tal de obtener la compañía que hace retroceder a los fantasmas. Cuando era niño, me enseñaron a rezarle al ángel de la guarda. Intentarlo de nuevo no sería mala idea, si antes recuperara la fe que perdí al crecer. Lee el resto de esta entrada »

Vida provinciana

9 julio 2011

Herbert Draper: Ulises y las sirenas

  1. Después de colaborar en la ruina de la invencible ciudad de Troya, Ulises descubre que nada le importa más que regresar a Itaca, su aldea natal, donde lo aguardan su esposa, su hijo, las tareas de todos los días. Antes de partir para Troya, Itaca no pasaba de significar el encierro de una rutina doméstica, probablemente cómoda, pero indigna del potencial de un héroe. Cuando está lejos, Ítaca se convierte en la visión del paraíso inalcanzable para un héroe, que debe luchar contra los dioses y los hombres para recuperarlo.
  2. A pesar de lo que puedan pensar otros que no están en tu lugar, no hubieras podido permanecer mucho tiempo más en el ámbito provinciano del que saliste, convencido de que para ti al menos era un encierro inaceptable. No hay nostalgia posible, ni planes de recuperar el pasado. Cuando recuerdas lo que dejaste atrás, es para celebrar que ya no tengas nada que ver con eso. Lee el resto de esta entrada »