Engaños y desengaños

29 junio 2011

Terremoto 2010 en Chile

  1. Confiar demasiado en la infalible justicia de las ideas propias, es como confiar demasiado en un grande y afilado cuchillo de cocina, al punto de descuidar el daño que puede causar su manipulación imprudente.
  2. La rabia puede ser ciega, pero no deja de dar en el blanco (lo más probable, equivocado).
  3. Ama la sensación de riesgo que ofrecen los juegos (de azar o habilidad), pero no tolera perder ninguno de ellos. Cuando le sucede, como es inevitable que ocurra tarde o temprano, se lo cobra al primero que encuentra, fuera de sus contrincantes (porque eso lo delataría como mal perdedor). Tiene que haber otro responsable de su frustración, a quien él pueda acusar de haber traicionado sus justas convicciones de ser un ganador. Lee el resto de esta entrada »
Anuncios