Modestas plegarias

2 abril 2010

Jean François Millet: El Angelus

Tal vez lo inexpresable (lo que encuentro misterioso y no soy capaz de expresar) sea el trasfondo sobre el que toma su significado todo lo que soy capaz de expresar. (Ludwig Wittgenstein)

Cuanto más se detesta a los hombres, más maduro se está para Dios, para un diálogo con nadie. (Emil Cioran)

  1. Puedo rogarle a Dios que me permita tolerar de mejor manera mi debilidad, pero eso no me autoriza a esperar que deban oírme y responderme. Basta el pedido de ayuda, para que me atreva a intentarlo yo solo.
  2. ¡Señor, concédeme las fuerzas y la lucidez necesarias para no depender de tu intervención cuando me encuentre en dificultades!
  3. ¡Entérate, Señor, que esta plegaria no espera ser oída! Basta que la articule para comprobar que mis fuerzas, nadie sabe cómo, se recuperan. El resto, dependerá de mí. Esa es tu ayuda.
  4. Una plegaria es un monólogo que simula el diálogo con un interlocutor que yo mismo inventé o acepté entre los que me ofrecían, para consolarme por un rato, de las evidencias de mi soledad. Lee el resto de esta entrada »
Anuncios