¡Oye, tú!

3 marzo 2017

La capacidad de atención del hombre es limitada y debe ser constantemente espoleada por la provocación. (Albert Camus)

  1. ¿Puedo hablar contigo? Solo es cosa de decírmelo y tal vez nos ahorremos la pena de constatar que es un trámite inútil. Uno dialoga sobre todo con quien le oye y se calla cuando comprueba que está hablando al vacío.

    Hooligans

    Hooligans

  2. ¡Oye! ¿Quién soy yo para llamarte la atención? No me cuesta confesar que nadie. Lo intento, sin embargo, aunque solo sea para que después recuerdes mis buenas intenciones, junto con mi más que previsible fracaso.
  3. ¿Puedo hablar? Solo es cosa de decírmelo y tal vez nos ahorremos la molestia de constatar que aún es inútil. Uno dialoga, antes que nada, con quien le oye.
  4. Convencer, no es lo que intento. La verdad se impone sola, incluso a pesar de las convicciones de quienes jamás reconocerían sus errores.
  5. ¡Despierta! La sumisión se ha puesto de moda. Si te descuidas, te sumarás al rebaño de aquellos que ayer y hoy han marchado felices hacia el matadero.
  6. Si algo debo agradecerle a mi adversario, es que me obliga a permanecer atento, para evitar que me tomen por sorpresa las torcidas iniciativas que pergeña en su soledad poblada de fantasmas. Gracias a la incertidumbre de nuestra incómoda convivencia, al menos yo sé dónde estoy parado.
  7. ¡Atrévete! Hoy el miedo te detiene. ¿Qué puedes perder si das el primer paso? Algo, quizás mucho, pero no la posibilidad de intentarlo de nuevo.
  8. Tendremos que sacrificar más de alguna expectativa, en beneficio del diálogo, para comprobar si la transacción valía la pena, o si era mejor que cada uno siguiera por su lado.ciegos
  9. ¡Organízate! Hasta el dolor intolerable exige estar preparado. Cuando llegue, tal vez puedas afrontarlo mejor que si te cayera de la nada.
  10. La certeza de ser apenas el eco distante de alguien más, que no sospechabas, no es la última humillación que te espera, después de haberte imaginado único. Muchos otros se encuentran en la misma situación y ni siquiera conciben que algo así pueda estarles pasando.
  11. ¡Ábrete a las oportunidades que encuentras! Si las investigas, podrás rechazarlas, no por simple temor a lo desconocido, sino con algún conocimiento de causa.
  12. Debo darte la oportunidad de rectificarte, sin obligarte a reconocer tus errores, como debes darme la oportunidad de mantener mi opinión, sin subrayar por ello mis aciertos.
  13. ¡Mírate con atención! ¿Quién eres? Probablemente nunca fuiste el personaje que llegaste a imaginar cuando la realidad no te confrontaba. Le pasa a todo el mundo: nadie está a la altura de sus ilusiones.
  14. ¡Espérame! Si nos hemos encontrado hace tiempo, si hemos compartido proyectos, podríamos colaborar, en lugar de competir para eliminar uno al otro.
  15. ¡Escucha! Después de callarte por un rato, sin que nadie te lo sople en el oído, lo más probable es que encuentres algo digno de ser dicho.

    Saul Steinberg: Dibujo

    Saul Steinberg: Dibujo

  16. ¡Oye, tú! No te disperses. Te estoy hablando (me estoy hablando). No te agrada la insistencia, ¿pero acaso tienes otra alternativa mejor que nos relacione? Si me ignoras, no desapareceré por eso.
  17. No es imposible que estés en el mundo y no te necesitan. Con que no te conviertas en un parásito más, puedes considerar justificada tu existencia, pero no confíes en que no te aplasten.
  18. ¡Espabílate! Puede ser que todo lo que tenga que decirte sea esto, que es probablemente nada. No te dejes morir, viviendo como si tu paso por el mundo careciera de sentido.
  19. ¡Concéntrate! Hay más ideas en ti, de las que te crees capaz de inventar. Por lucirte, apresurarte o desesperar, no las abortes.
  20. Nadie pone en duda tu derecho a sobrevivir, pero si no te esfuerzas por ser de alguna utilidad, ¿cómo lo justificarás ante tu conciencia?
  21. ¡Documéntate! La ignorancia resulta simpática, solo cuando uno es muy joven y no la convierte en dogma.
  22. Existes en ocasiones por simple inercia. ¿Quién te autoriza a pensar que el mundo se encuentra a tu servicio?
  23. ¡Defiéndete! No dejes que te agredan sin responderles o darás la impresión de que no solo te lo merecías, sino que también que te lo buscabas.
  24. ¡Escríbelo! Ponerlo por escrito, ordena las ideas y revela que en muchas ocasiones lo mejor es callarse.
  25. ¡Deja de buscar excusas! Estás en dificultades y es hoy, no mañana, ni todavía más tarde, cuando tienes que afrontarlas.

Lee el resto de esta entrada »

Anuncios

Estar aquí

23 mayo 2015
  1. Sé que estar aquí no es una ilusión, pero al mismo tiempo no puedo evitar la sospecha de que nunca entenderé muy bien dónde estoy parado: si en el pasado que no termina de morir, o en el futuro que no se atreve a llegar (Gramsci mediante).

    Antonio Gramsci

    Antonio Gramsci

  2. Cuando me pongo a escribir, las sensaciones más imprecisas pugnan por tomar forma. Por eso estoy aquí. La claridad que indica el final del trabajo, es una meta que apenas atisbo.
  3. Estar aquí, despierto, disponible. Eso es todo lo que importa hoy. Ser parte de algo que viene ocurriendo desde antes de que yo tuviera la menor conciencia de quien soy y continuará ocurriendo después de que deje de existir. Mientras tanto, sigo aquí.
  4. Cuando era joven, vivía pensando en el futuro, armando castillos en el aire, que como era de esperar debían desinflarse. Hoy no espero menos: aguantar un rato más, cumplir con unos cuantos compromisos. ¿Después qué?
  5. Si fuéramos capaces de oírnos, poco importa si apenas por un rato, con la atención necesaria para entender lo que el otro intenta decir, supongo que varias cosas cambiarían en esta ruidosa coexistencia de sordos.
  6. Nadie fue especialmente convocado para estar aquí. Las circunstancias se dieron. Carece de sentido buscar una explicación para la coincidencia. Ahora debemos hacer lo que corresponde.

    Edward Hopper: Sea Watchers

    Edward Hopper: Sea Watchers

  7. Te oigo. La oportunidad que me brindas de dialogar contigo, puede que no se repita. Por eso estoy aquí, dispuesto a no dejarla pasar.
  8. Los privilegios que pude haber obtenido de mis antepasados, sin el menor esfuerzo, no me corresponde reclamarlos. Estoy aquí, librado a lo que consigan producir mis manos.
  9. Apenas me descuido, comienzo a imaginarme otras situaciones donde soy mejor de lo que soy y disfruto de oportunidades que sé improbables. Debo recordar, para no perderme en ensoñaciones idiotas, que estoy aquí, que soy quien soy.
  10. El fantaseo te solicita, para que te internes en un laberinto donde habrás de disfrutar opíparos banquetes, aunque termines con el estómago vacío.
  11. Las promesas de inmortalidad no te seducen demasiado. Estás aquí, atento a lo que tus manos producen, para evitar que al menor descuido te vuelvas indigno incluso de esto que has llegado a ser.
  12. ¿Cuál es tu ventaja de sobrellevar un desengaño? No es haber acumulado otra cicatriz, ayer penosa, luego casi olvidada, sino la conciencia de estar aquí, tal vez con menores posibilidades de extraviarte.
  13. Las obras (grandes o pequeñas, por igual) no se elaboran para perdurar, sino para cargar de sentido al pánico de estar aquí.

    Prometeo

    Prometeo

  14. Mientras estoy aquí, concentrado en mi tarea, el absurdo cotidiano adquiere sentido. Se trata de una evidencia frágil, me reitera la experiencia, pero entre tanto el pánico de estar vivo queda fuera.
  15. Enciende el fuego. Iluminarás la noche, aunque solo sea brevemente, despreocupándote del castigo que sobrevenga. El desafío de Prometeo se reinicia cada vez, para dar sentido a la existencia.
  16. Aprende la lección de Prometeo: la previsible represalia de Zeus no te impedirá salirte con la tuya. ¡Comienza por robar el fuego!

Lee el resto de esta entrada »


Autoestima, berrinches y pataleo

22 julio 2013

  1. Su autoestima es tan frágil, que no soporta la confesión de debilidades ajenas. Se aparta de ellas como de un espejo acusador. Sus enemigos lo han advertido y lo dominan con efusiones de la más completa sinceridad.

    Saul Steinberg: Diálogo

    Saul Steinberg: Diálogo

  2. ¿Por qué gasta su tiempo, intentando dialogar con aquellos que no están a su altura? No ve otras alternativas. ¿Acaso resulta más sensato hablar todo el tiempo con el espejo?
  3. Cuando comienza a sentir que habla en el vacío, porque los demás no lo oyen, le convendría recordar que su problema es hacerse oír, una circunstancia que no puede dar por descontada. Si efectivamente llegar a otros le preocupa tanto, debe hallar la manera de interesarles, en lugar que quejarse. Lee el resto de esta entrada »

Monólogos de Job

14 septiembre 2011

Marc Chagall: Plegaria de Job

  1. Señor, has colmado mi copa de amargura. Sé que a pesar de mis reclamos no me dirás qué debo hacer a continuación. ¿Beberla, desecharla, esperar que te encargues de cambiar su contenido? ¿Por qué pregunto, como si fueras a responder, en este momento en el que tu distancia inocultable se me impone?
  2. Cuando fui feliz, no intenté dialogar contigo y tu silencio confirmó que en mi mundo todo se encontraba bajo control. Te recordé apenas comenzaron a sucederse las desgracias, y entonces tu silencio pasó a convertirse en una retaliación, por haberte dejado de lado antes, cuando tal vez la frustración del diálogo no pasar de ser una demostración de Tu invariable sordera. Lee el resto de esta entrada »

Comunicados e incomunicados

25 julio 2011

Saul Steinberg: dibujo

  1. Si tienes algo que decir, encontrarás la forma de hacerlo, aunque no sea en el primer intento o en el segundo. Si no tienes nada que decir, también lo encontrarás y mucho antes.
  2. Una palabra saca a la otra, sin pensarlo, como se comprueba en las peleas. Una idea también convoca a la siguiente, siempre y cuando uno esté atento a sus palabras y a las ajenas.
  3. Nada lo invitaba a callar tanto como participar en una asamblea donde solo circulaban obviedades y triquiñuelas que reclamaban su aprobación explícita. Lee el resto de esta entrada »