No soy, no he sido, ni seré

  1. No soy, no he sido, ni seré, para mi desgracia, éste que aún hoy pretende ser yo. A pesar del tiempo que ha pasado, me cuesta demasiado reconocerme en él.

    Francis Bacon: Bajando la escalera

    Francis Bacon: Bajando la escalera

  2. No soy el que estaba destinado a ser. Me ha costado no poco esfuerzo desviarme del camino que sin consultarme trazaron para mí los dioses, se dice Edipo, mientras se acerca al cruce de caminos, donde habrá de encontrar a su padre, que no quiso engendrarlo y recibirá la muerte de manos del hijo, que desconoce quiénes son ambos.
  3. No acepto ser eterno, debo aceptarlo. Lo fui cuando era más joven y también más imbécil de lo que me está permitido ser ahora.
  4. No soy de los que tardan en reconocer sus propios errores, para salvar el amor propio. ¿Digo con esto que carezco de principios? Lo dudo. ¿Si no me respetara lo suficiente, podría darme el lujo de revelar que me arrepiento?
  5. No te entregarás aún, te has dicho. Planteado de ese modo, tu resolución de continuar parece tan absurda como decidir de antemano que no habrás de resistir. Lo único cierto es que no sabes aún cuál será tu respuesta. Ya te irás enterando, cuando llegue la ocasión y probablemente lo descubras, para tu sorpresa.
  6. No seré alguien que deje pasar la oportunidad de aprender de mis errores. Por eso tal vez los recuerdo como si fueran oportunidades que conviene revisar.
  7. No llego a ser todo lo que esperaba de mí. De haber sospechado que me defraudaría de tal modo, no hubiera compartido con nadie mis desvaríos.
  8. No he sido nunca dueño de la verdad. A veces la he visto desde lejos, deslumbrante, seductora, por lo general ajena, pero de allí a alcanzarla… En buena hora he fracasado.

    Francis Bacon: Pintura

    Francis Bacon: Pintura

  9. No he sido alguien que intente verse mejor de lo que efectivamente es, porque de mí aprecio, más que nada, el escaso apego a los mitos y la voluntad de adaptarme a las malas noticias que a cada rato me brinda la realidad.
  10. No seré un traidor. Tampoco un cómplice.
  11. No he sido tan tolerante como debía ser, en atención a las ideas que sostengo. Si no voy a traicionar mis principios, debería golpearme el pecho por las debilidades en las que incurrí y estar más atento a mis reacciones.
  12. No he sido ni seré inmune a contradicciones. Podría negarlas o encontrarles conmovedora justificación, pero allí están, no es que me alegre reconocerlas, pero forman parte de mí. Trataré de que no me definan.
  13. No soy de esforzarme en perdonar ofensas. Prefiero el olvido, que extingue toda huella de quien me ofendió. Si ven que le sonrío, es porque para mí no existe.
  14. No he sido muy sagaz en el pasado, cuando se trataba de considerar mis propios límites. Los desestimé tantas veces, como en otras les otorgué un poder que no se justificaba.
  15. No seré quien se entrega al primer obstáculo. Tampoco seré el último en confesar que se equivocó.
  16. No he sido habitualmente alguien que no pueda mirarse en el espejo sin ver algo que lo satisfaga, aunque nadie más lo aprecie. Más creíbles me resultan las huellas del descontento.

    Francis Bacon: Cabeza rodeada por costillares.

    Francis Bacon: Cabeza rodeada por costillares.

  17. No seré tan ingenuo de creer que nadie me debe nada, porque en ese caso moriré esperando una retribución que no habrá de llegar. Prefiero pensar que todas las deudas quedaron saldadas, si no por los deudores, al menos por el olvido.
  18. A lo largo de mi vida, no he sido tan infeliz, me digo, pero en los momentos en que disfruté lo que me tocaba en suerte, nunca hubo distracción ni anestesia.
  19. No soy infalible. Pude haberlo sido cuando era todavía más tonto de lo que me permito ser en la actualidad.
  20. De acuerdo a las evidencias, no alcanzo a ser nadie. Aunque al comienzo me ofenda, no deja de ser una ventaja. Nadie me reclamará que cumpla con ninguna misión que se encuentre reservada para quienes pretenden ser alguien (y lo más probable, fallan en el intento).
  21. Nunca he sido alguien que se aferre a lo que podría suponer que le pertenece. Todo lo he de perder, y lo más probable, habrá de ocurrir pronto. ¿Para qué resistirme, cuando a pesar de mis esfuerzos ocurrirá?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: