Repliegues tácticos

Repliegue: Retirada o retroceso ordenado de las tropas de un ejército o de los jugadores de un equipo deportivo, de las posiciones ofensivas a las defensivas.

Cándido Portinario: Marginados

Cándido Portinario: Marginados

  1. Estaba preparado para atacar, una actitud en la que se había demostrado exitoso muchas veces. No obstante, lo derrotaron cuando fue incapaz de reconocer que había llegado el momento de defenderse.
  2. De vez en cuando, todo lo que uno intenta parece estar perdido. El entusiasmo desaparece, los grandes proyectos son traicionados uno tras otro, el impulso de los cambios se agota. No es momento de detenerse a llorar por nada. Hay que ponerse a buscar salidas.
  3. Eres capaz de negociar. Borra de tu cara el asco. Bórralo de nuevo, porque te queda el sabor y al verte se nota.
  4. Vender barato a un amigo es una acción inaceptable. Después de todo, no suele haber tantos amigos para repetir el trato.
  5. Quien no aprende a traicionar alegremente a todos aquellos que se le interpongan en el camino, se condena a una vida solitaria, por ser un imbécil con principios.
  6. ¡Espera! No lo acuses aún por no ser hoy el mismo que ayer tan solo aparentaba ser. ¿Acaso abandonó la lucha insobornable que prometía? Quizás dejó caer la máscara y al menos ahora no vas a confundirte. Ese es un auténtico progreso, que deberías agradecerle.
  7. Según dice, solo cambió de estrategia, pero continúa siendo el mismo. No lo evalúes demasiado mal. Se rindió ante presiones que fue incapaz de tolerar. Tampoco esperes nada de alguien que se vende por tan poco.
  8. Cuando lo veas pactando con aquellos que hasta no hace mucho designaba como sus mortales adversarios, entonces podrás denunciar la contradicción, si es que antes no te has puesto de su lado, o pretendes sustituirlo durante las negociaciones, con el objeto de sacar la mejor tajada.

    Otto Dix: Wild West

    Otto Dix: Wild West

  9. Las traiciones se contagian. A medida que se acumulan, dejan de ser tan repulsivas como inicialmente parecían, para transformarse en una de las leyes ineluctables de la vida.
  10. Los traidores suelen ser mal vistos en casi todos los ámbitos, a pesar de que en el mercado existe una sostenida demanda de sus servicios. Quizás sea porque la oferta es excesiva.
  11. No conviene demonizar demasiado al adversario, porque se le otorga un valor que probablemente no tiene. Tampoco es cosa de hacer borrón y cuenta nueva con él, porque en el olvido se incuba la traición más probable.
  12. Se había planteado por lo menos cambiar el mundo. Cuando consideró que había fallado, comenzó a desviar todas sus energías a una interminable justificación de su razonable inconsecuencia.
  13. Capitán de derrotas: no sabe muy bien adónde va y para colmo tiene a quienes lo siguen a sol y a sombra, pidiéndole que alguien extraviado los guíe, librándolos de tomar decisiones que los aterran.
  14. Carne de cañón: solo espera ser útil, que lo usen. Más aún, que llegado el momento lo descarten. De otro modo, sospecharía que su vida carece de sentido.
  15. ¡Ah, la rotunda estupidez de los kamikaze! Necesitan inmolarse para justificar retrospectivamente su existencia, con el único objeto de perderla.
  16. Te dices: fracasé. Hay quienes se avergüenzan tanto de aceptar esa idea, que prefieren morir antes de reconocerlo en público. Sin duda, el fracaso llega y es más frecuente que el triunfo. También es más confiable para construir lo que venga.
  17. Te dices: ¡qué alivio saber que hasta aquí llegaste y no vale la pena continuar luchando por lo que habías creído que era el centro de vida! Sin duda hay otras cosas en las que no reparaste. Ahora te costará menos verlas y es urgente que las descubras.
  18. Después de fracaso te convences de que hay algún futuro y todo vuelve a ubicarse en perspectiva. Puede ser un simple error de cálculo, pero tu vida adquiera sentido.
  19. Una vez que ha probado la embriaguez de saberse reconocido por unos cuantos seguidores que se dicen incondicionales, no es probable que renuncie a una felicidad como esa, que lo compensa por todas las frustraciones que sufrió en el pasado, cuando él debía seguir a otros, que no se preocupaban de su existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: