Del ser y el parecer

 

René Magritte: Los amantes

René Magritte: Los amantes

Todo el que ama una áurea medianía / carece, libre de temor, de la miseria / de un techo vulgar, carece también / sobrio, de un palacio envidiable. (…) Muéstrate fuerte y animoso / en los aprietos y estrecheces, / y de igual modo, cuando un viento / demasiado propicio hincha tus velas / recógelas prudentemente. (Horacio: Odas)

  1. Unos a otros se controlan, para evitar que ninguno se destaque demasiado del resto. Nadie debe quebrar la mortal monotonía que les permite dormir tranquilos mientras detentan el poder. A pesar de lo anterior, temen perderlo.
  2. Uniformar es la obsesión de aquellos que tomaron el poder. Nadie debe apartarse del único modelo que impusieron, con el objeto de dormir después una siesta interminable.
  3. La vida en sociedad te obliga a sonreír a todos, te guste o no, para denotar que recibiste buena crianza, pero no a confiar en aquellos que se presentan como tus amigos y dejarán de serlo apenas les des la espalda.
  4. Parecer (sin demasiado esfuerzo durante la representación) es la clave de la vida en sociedad. Aquellos que por cualquier motivo no aprendieron a representar un rol que tenga esas características, quedan marginados en buena hora, como castigo a su intolerable sinceridad.
  5. Aparentar, vale decir ocultar lo que a tu pesar llegaste a ser, en beneficio del trato civilizado, que se opone a cualquier tentación de dejar de lado verdades incómodas. La desnudez es inaceptable.

    Eené Magritte: Liasons dangereuses

    Eené Magritte: Liasons dangereuses

  6. Un buen actor no se entrega por completo al personaje, descubrió Diderot. Solo aparenta, delante de testigos, para impresionarlos con el trabajo de simulación que todos aprecian como tal. ¿Hay algo diferente en la vida cotidiana de la gente que se considera civilizada?
  7. Si por casualidad fueras el imbécil que decidiste aparentar, ¿serías mejor tratado? Probablemente no. Solo te explotarían con menos escrúpulos que hoy, calculando que no vas a reaccionar.
  8. Cuando la opinión dominante entra en conflicto con la realidad, quedan alternativas como dejarse llevar por la corriente, en la confianza de que tarde o temprano se imponga la razón o afrontar el riesgo de la disidencia, arriesgando ser barrido por todos y ninguno.
  9. Vivir en el borde tiene sus desventajas, como no tarda en averiguar cualquiera que se aparte de la opinión dominante y descubre que lo marginan o persiguen como si fuera un perro sarnoso. ¿Acaso la situación de quien se deja llevar por la corriente está libre del maltrato?
  10. ¡Disparen sin preguntar contra quienes se destacaron del montón por su cuenta y riesgo! Ellos dejan al descubierto un sistema que privilegia la sumisión por encima del mérito. Si no los destruyen pronto, conseguirán seguidores.
  11. Cualquier desafío a la dictadura de los mediocres, puede ser castigada por aquellos que desearían gozar de manera vitalicia, los privilegios que por su cuenta y riesgo no conquistaron.
  12. Eluden la consideración de problemas que se encuentran a la vista de cualquiera, en la confianza de que habrán de resolverse por sí mismos o no tardarán en ser considerados imposibles de encarar por un buen tiempo, hasta que lleguen otros que decidan aventurarse en un territorio donde ellos no se atrevieron.
  13. Posterga toda decisión que podría ser pensada y a la vez improvisa cualquier decisión que requiere ser pensada. Gracias a una doble irresponsabilidad, se encuentra al mando de proyectos condenados al aborto.

    René Magritte: Alter ego

    René Magritte: Alter ego

  14. Saben que pueden equivocarse no haciendo lo que pudieron hacer, y haciendo lo que hubieran debido omitir. Por eso viven sumidos en el pánico de las postergaciones culpables.
  15. Tal vez nadie sancione su inactividad, tal vez mucho de lo que no hicieron pase desapercibido, y en ese caso será como si los premiaran por su ausencia.
  16. Se dicen que no les conviene esperar demasiado. Tampoco se consideran en condiciones de exigir nada que no pueda obtenerse. La mezquindad de sus proyectos los condena a no fracasar nunca y al mismo tiempo les promete ninguna victoria.
  17. ¡Son tantos los que suelen desalentar al resto, no por motivos contundentes, sino por el simple número de aquellos que sostienen lo mismo! A veces, pretenden ser todos, y entonces no dejan que nadie más que ellos tenga derecho a existir.
  18. Circunstancialmente se han definido como la mayoría. Nada justifica que a través de esa constatación fugaz acaparen el poder y no estén dispuestos a soltarlo. Eso basta para anunciar el fracaso de sus planes.
  19. El primer acuerdo que negociaron los poderosos es controlarse unos a otros, con el objeto de no alimentar proyectos que arriesguen los intereses del resto, sus verdaderos adversarios. El segundo acuerdo es contentarse con lo que ya obtuvieron, porque están convencidos de que pase lo que pase, por intervención de terceros o por su propia voracidad, van a perderlo en cualquier momento.
  20. Vas a morir. No es anuncio ni amenaza, sino la dirección confiable de una brújula que te acompaña, estés donde estés, desde que naciste. Por eso no necesitas pensar demasiado en ella.

Acuérdate de conservar una mente tranquila / en la adversidad y en la buena fortuna, / abstente de una alegría ostentosa / Delio, pues tienes que morir, / y ello aunque hayas vivido triste en todo momento / o aunque, tumbado en retirada hierba, / los días de fiesta hayas disfrutado / de las mejores cosechas de Falemo. (Horacio: Odas)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: