Fortalezas y debilidades

  1. A lo largo de mi vida he sobrevivido a muchas crisis que se anunciaban como insuperables. Hoy me cuesta creer que todo eso me haya ocurrido a mí, el mismo que en la actualidad llega a sentirse incapaz de encarar la próxima.

    Pulseada

    Pulseada

  2. Para mi sorpresa, puedo resistir presiones que hubiera creído imposibles de tolerar. Objetivamente se trata de una ventaja, y al mismo tiempo no lo es tanto, porque al constatarlo se me convierte en una obligación: debo resistir, incluso cuando preferiría entregarme al desconsuelo.
  3. En medio de las tensiones más apremiantes, consigue detenerse y pensar en otra respuesta, que no sea la primera (casi siempre falaz) que sus emociones le dictan. Probablemente, solo por eso logra salir a flote.
  4. ¿Hay mayor gratificación que decirse “fui capaz de hacer lo que yo no esperaba de mí; ahora puedo darme el lujo de ocultarle al mundo la confesión de esta sorpresa, para evitar que me vean más tonto de lo que soy”?
  5. Si no tienes una buena opinión de ti mismo, refrendada por hechos concretos, ¿cómo esperas hallar las fuerzas que te permitan arriesgarte en empresas que tarde o temprano los demás habrán de evaluar?
  6. No es demasiado probable que te aprecien por tus verdaderos méritos, ni que te critiquen por tus verdaderos errores.
  7. Cuando prestas más atención de la prudente al juicio ajeno, pasa a ser tu responsabilidad que te confirme en tus convicciones o te extravíe.
  8. Examinarse a uno mismo exige honestidad y prudencia. Tal vez no seas precisamente lo que imaginabas y lo más confiable es observar tus actos, no tus intenciones.
  9. El temor te vuelve alerta, la confianza te expone a riesgos. Nunca se sabe por mucho rato, de qué dependes efectivamente para salir a flote o hundirte.
  10. Cuando hay dificultades, uno se concentra en el análisis del momento y lo ve como si estuviera por primera vez ante él. ¡Bienvenida la crisis que deja al descubierto las habilidades que por distraerte en la rutina, tiendes a olvidar que posees!
  11. Descubrir que uno está solo no es la peor amenaza, ni una condena de por vida. En la soledad aceptada nacen decisiones relevantes y alternativas de relaciones duraderas.
  12. Autocomplacerse, no tomar en cuenta los obstáculos efectivos, es a la larga suicidarse. Una vez aceptado eso, queda por resolver el derecho que cada uno tiene de decidir su propio fin, a pesar de las opiniones ajenas.
  13. Hundirse en las emociones: nada parece más fácil, ni menos evitable, para lograr que te pierdas en crisis de las que al parecer no hay regreso. Superar las emociones es una tarea que se confunde con traicionar las más auténticas convicciones.

    Cinchada

    Cinchada

  14. Entregarse a la desesperación es el primer recurso de aquellos que no están dispuestos a resolver sus dificultades. No tomar decisiones puede resultarles menos penoso que sufrir las consecuencias de su inactividad.
  15. Hay quien se entrega hoy, sin pudores de ningún tipo, a sus debilidades menos disculpables, confiando que todo será olvidado pronto y en caso de que no suceda, recibirá un premio por arrepentirse cuando lo obliguen.
  16. Cuando no ves ninguna salida, confías al menos en tu capacidad para buscarla, porque entonces, aunque te cueste, como te ha sucedido en el pasado, quizás la encuentres. Demasiados son aquellos que abandonan la búsqueda de soluciones antes de iniciarla.
  17. ¡Ármate de paciencia! Cuando fracasas la primera vez, no consideres que sea también la última.
  18. ¿Tienes que disponer de una solución inmejorable, antes aún de plantearte el problema? Si hay algo que no puedes rechazar de plano, es el trabajo que te corresponde hacer, aunque te repugne.
  19. Se dedica a plantear soluciones simples para cualquier problema, poco importa si son adecuadas o no. Por eso lo aceptan con los brazos abiertos, pero a continuación cruzan los dedos para que el fracaso inevitable no se dé.
  20. Al denunciar la crisis, te conviertes en mensajero mal visto por aquellos que se empeñan en ignorarla. Posiblemente ocupen todas sus energías en destruirte, para que el mensaje no se difunda y la crisis termine imponiéndose.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: