Lógica del mercado

Otto Dix: Pintura.

Otto Dix: Pintura.

Si los imbéciles son los más satisfechos de sí mismos y los más admirados por todos, ¿quién será el necio que prefiera la verdadera sabiduría, que tanto trabajo nos cuesta adquirir, nos vuelve tímidos y vergonzosos, y por último encuentra tan pocos que la aprecien? (Erasmo: Elogio de la Locura)

  1. Todo se compra en la actualidad, probablemente porque todo fue puesto en venta. Si no te gusta la perspectiva de someterte a la evaluación del mercado, margínate. Le harás un regalo a quienes tratan de eliminar competidores, para mejorar su cotización.
  2. ¡Mírate en el espejo! ¿Cuánto vales hoy en el mercado? ¿Todavía no averiguaste cuánto vales? En tal caso, pregúntate si realmente existes o si más bien eres una ilusión que se desvanecerá muy pronto, como la niebla cuando sale el sol.
  3. ¡Mira alrededor! Si sobrellevas la crueldad del mercado, tal vez lo pases mejor que si cierras los ojos, pero de todos modos no es probable que disfrutes ese conocimiento.
  4. Tanto te aprecian, tanto te pagan. Si esperas que reconozcan mejores remuneraciones, tropezarás con un límite difícil de superar: para ellos no vales ni un centavo más de lo que hoy recibes, por más que te esfuerces, solo porque no eres parte de su grupo.
  5. No es cierto que tanto te pagan, tanto vales. Puede parecer un dato crudo, que cuesta creer, pero quien te dijo eso trataba de convencerte para que aceptes la cotización del mercado como la palabra de Dios, cuando no pasa de ser la etapa de una negociación todavía no concluida, con unos mercachifles que tratan de estafarte.
  6. Lo más probable es que siempre te paguen bastante menos de lo que realmente vales. Mientras no te des por enterado, no hay que preocuparse, porque todo seguirá tal como está. Si lo averiguas, tus explotadores no tardarán en leer la decepción en tu cara.
  7. A medida que vives, te devalúas, tal como le pasa a los mejores electrodomésticos. De poco sirve tu esfuerzo por mantenerte al día, porque antes o después te habrás amortizado por decisión ajena y será el momento de que dejes de estorbar a quienes comparten contigo el escaso territorio que parece haber en este mundo.

    Candido Portinari: Familia de emigrantes

    Candido Portinari: Familia de emigrantes

  8. En la actualidad, la obsolescencia se encuentra programada por el mismo fabricante, desde el momento mismo de la concepción del producto. Satisfacer prolongadamente la demanda del consumidor es algo tan real como Santa Claus.
  9. Mal que te pese, no eres de ningún modo irremplazable. Cuando lo aprendes o al menos te resignas a una idea como esa, es porque ya te remplazaron.
  10. La capacitación personal importa muy poco, si acaso importa algo, cuando aquellos que detentan el Poder no necesitan colaboradores más eficaces que los actuales, ni mentes más cultivadas, sino cómplices que les permitan operar con absoluta impunidad.
  11. Llegas al mundo con fecha de vencimiento decidida por la sociedad que te explota y protege simultáneamente. Si la desafías, prepárate para las consecuencias de tu error de cálculo, no para ninguna celebración de tu resistencia a la adversidad.
  12. ¡No envejezcas! No parece un consejo demasiado sensato, pero si te ven envejecer, se apresurarán a enterrarte. El tiempo los apremia.
  13. ¡No seas nunca demasiado joven! Ya sé que se trata de una desventaja fácil de superar con el tiempo, pero mucho antes te habrán cerrado todas las puertas y estarás obligado a bajar tus pretensiones.
  14. ¿Quieres oír la verdad? Cuando anuncian que con tanto esfuerzo te van a educar, solo quieren domesticarte, para que no estorbes cuando entres en el mercado donde habrán de decidir cuánto vales.
  15. ¡No seas mujer, si puedes evitarlo! Te convertirás automáticamente en candidata a víctima de una serie interminable de abusos, honor difícil de eludir, si esperas que en medio de la explotación, de vez en cuando te amen.
  16. Nadie llega a detentar el Poder, si no demuestra primero su más completa indiferencia por aquellos que dependen de las decisiones que habrá de tomar. No hay Poder sin una soberana indiferencia por sus efectos.
  17. La propiedad suele haber sido un robo, le consta a quienes la defienden con tal denuedo, y antes se dejarían matar que confesar cómo la adquirieron y cómo siguen engrosando su patrimonio. Después de todo, muchos de los críticos del sistema solo sueñan con hacer lo mismo.
  18. ¡Qué alivio, para aquellos que toman sus decisiones desde lo alto de sus cargos de confianza, cuando comprueban que solo quedaron rodeados de obsecuentes y atemorizados! Ahora sí pueden echarse a dormir, para despertar muertos.
  19. Basta que descuides un momento, para convertirse en un déspota que oprime sin asco al más débil. Eso le sucede incluso a los mejor intencionados. A partir de ese momento, volver a la inocencia resulta poco menos que imposible.

    Renato Guttuso: Vuicciria

    Renato Guttuso: Vuicciria

  20. Su ombligo debiera ser el centro del mundo. Aquello que no le rinde inmediatos beneficios, no existe. Aquello que lo perjudica ahora o pudiera perjudicarlo en el futuro, se revela como una ofensa que no puede aceptar.
  21. Convertirse en déspota no cuesta demasiado y cualquier imbécil puede demostrar su natural aptitud para desempeñar ese rol, adictivo como pocos. Lo realmente difícil es convocar lo mejor de la gente, en el curso de un diálogo abierto y sin jerarquías.
  22. Aquellos que estigmatizan el robo y otros atentados contra la propiedad, olvidan que la ley escrita será siempre letra muerta para los transgresores, porque  la decisión de obedecerla no pasa de ser el reconocimiento provisional de que todavía no han hallado la manera de burlarla, a pesar de lo cual no pierden la esperanza.
  23. Concebida la trampa, elaborada la Ley que permite ejecutarla sin demasiado riesgo para el tramposo.
  24. Hecha la Ley, establecido mucho antes el Lobby que se preocupa de que no afecte los negocios de aquellos que tienen algo que perder y no están dispuestos a sufrir esa ofensa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: