Élites

 

La minoría no está formada simplemente por los que tienen el máximo (…) si no fuera por sus posiciones en las grandes instituciones. Pues esas instituciones son las bases necesarias del poder, la riqueza y el prestigio, y al mismo tiempo los medios principales de ejercer el poder, de aquiririr y conservar riqueza y de sustentar las mayores pretensiones de prestigio. (Wright Mills: La élite del poder)

  1. Las élites se atrincheran en las instituciones, para que nadie les dispute el Poder que adquirieron quién sabe cómo y están dispuestas a defender, como si de Dios proviniera
  1. Frans Masereel: grabado

    Frans Masereel: grabado

  2. Nunca son tan pocos como ellos desean ser.  Si la suerte y sus intrigas los acompañan, llegarán a estar solos.
  3. Aparentan tolerarse y hasta respetarse entre ellos, pero al menor descuido se descubrirá que hay alguno menos, devorado por los que quedaron.
  4. Cambian los sistemas políticos, se renuevan los líderes, mientras las élites permanecen intactas, en la penumbra confortable que organizaron hace tiempo, capaces de adecuarse a cualquier novedad que surja en el horizonte, preservando el control de siempre.
  5. ¡Qué aburrimiento feroz, ser tan pocos, que terminan luchando contra su propia sombra! A pesar de lo anterior, cada uno decide que en el territorio que ocupan sobran varios.
  6. Pueden llegar a establecer acuerdos y fronteras que les permitan vivir en relativa paz, pero en cualquier momento la civilización del trato será dejada de lado, para que aquel que se descuidó se descubra fuera del juego.
  7. Tener una clientela desconfiable pero necesitada de favores ilegales es un capital, dicen los que saben, aunque lo más probable es que se lo callen, para evitar que alguien los imite y los desplace.
  8. Siempre deben ser pocos y estar dispuestos a eliminar de su camino a todos cuantos se opongan a su dominio, sin importar cuántos sean, para permitirles afirmar luego que los mejores llegan mediante un proceso natural, para ocupar su posición en este mundo, que no habrán de abandonar hasta que fuerzas superiores los pongan en la disyuntiva de morir si no se mueven.
  9. ¿No los oyen roncar pacíficamente? Desde hace tiempo no hacen nada que no sea digerir los atracones de banquetes y celebraciones, que las páginas de los diarios dedicadas a la Vida Social se encargaron de difundir como espectáculo consolador para los hambrientos. Quizás despierten cuando sea tarde para salvar el pellejo.

    Georg Grosz: grabado

    Georg Grosz: grabado

  10. Se han echado a dormir, satisfechos de lo que obtuvieron poco importa cómo, y al descansar tan tranquilos preparan el escenario de su ruina futura, porque se encuentran demasiado seguros de no hallar nunca la menor oposición a su historial de arrebatos y atropellos.
  11. Pretenden aplastar toda crítica a su poder y (lo más imprudente para sus intereses a largo plazo) creen que ya lo han conseguido y pueden echarse a dormir. Cuando despierten, será tarde.
  12. En defensa de sus intereses, pueden devorarse unos a otros, pero forman un bloque solidario para detener cualquier avance de la mayoría que reclama por la explotación de la que es víctima.
  13. Nada resulta menos verosímil que el reconocimiento de los méritos personales, en un ámbito en el que todo se encuentra decidido de antemano por los contactos de clientes y las complicidades grupales.
  14. Hay que ser víctima de las frágiles ilusiones de la clase media, para imaginar que el mérito y el esfuerzo van a ser recompensados en este mundo. Ni los ricos ni los pobres se lo creen, porque en lugar de oír la prédica de los especialistas en confundir a quienes se lo permiten, ellos dan crédito a sus ojos.
  15. Las élites solo se jactan en público del trabajo que aparentemente realizan. No hace falta investigar mucho para averiguar que dependen de la explotación sistemática del trabajo ajeno.franza maereel
  16. Stendhal pretendía escribir para los happy few que dispusieran del tiempo y la cultura que los podría en capacidad de apreciar los méritos indudables de su obra. En la actualidad, esos pocos ya no se toman el trabajo de leer novelas, cuando se les ofrece tantas oportunidades de entretenerse de manera burda y con menor esfuerzo, cuando les queda tiempo para otra cosa que no sean sus negocios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: