Aprendizajes necesarios (y resistidos)

Aula universitaria

Aula universitaria

  1. Cuando alguien aprende a estudiar, comprueba que los maestros ya no le importan más que su decisión personal de formarse con mayor rigor que si otro se lo estuviera exigiendo.
  2. Es un docente al que según todas las evidencias pueden pagarle mal y no tomarlo demasiado en cuenta, como sucede en épocas de claro descrédito del conocimiento, pero de todos modos ofrece a sus estudiantes el mismo trato que él exigía y en ocasiones obtuvo de sus profesores. Que haya envejecido y le corresponda otro rol en el mismo proceso de transmisión del conocimiento, no quita que el ser humano sea el mismo.
  3. Es un docente que con frecuencia siente que regala su trabajo a instituciones que no lo aprecian, con tal de ser honesto con sus estudiantes, que tampoco están acostumbrados a que no los estafen.
  4. Es un docente profesional y no cree que su trabajo sea tan apreciado por los estudiantes como correspondería. Si a pesar de todo se esfuerza, es para conservar la buena opinión que alguna vez tuvo de sí mismo.
  5. George Bernard Shaw escribió hace un siglo que aquel que sabe hace, mientras aquel que no sabe, enseña. La ironía se basa en una simplificación demasiado optimista del hacer, tal como se pbserva en el mundo contemporáneo. Hoy el que no sabe, impide hacer incluso al que enseña.
  6. Hay universidades que pagan a sus docentes las horas que ellos están dando clases, olvidando el tiempo que requiere prepararlas. Dan por supuesto que en realidad nadie enseña ni aprende, solo se transan diplomas que muy poco significan.
  7. La universidad que intenta recuperar la confianza que en algún momento mereció, se allana a concursar todos los cargos que desde hace un tiempo se designaban con el exclusivo objeto de pagar o solicitar favores personales. El descrédito, sin embargo, está instalado.
  8. Pueden no darle espacio para investigar, pero no lograrán que detenga lo que está haciendo por su cuenta, ni tampoco impedirán que lo comparta con quienes aprecia.
  9. Las estructuras autoritarias, reproducen pronto los mismos privilegios y las mismas discriminaciones, allí donde se aplican con la misma ineficacia de otros tiempos.
  10. Los odiosos privilegios se reproducen, como la mala hierba. Si no se los denuncia a tiempo, devoran cualquier estructura que los tolere.
  11. No ser apreciado por una sarta de imbéciles descorazona a cualquiera. Todavía peor hubiera sido recibir su aplauso.

    Pieter Breughel: Parábola de los ciegos

    Pieter Brueghel: Parábola de los ciegos

  12. En la pintura de Pieter Brueghel un ciego conduce a otro ciego, que conduce a un tercero, y ese a un cuarto, que guía a un quinto. El primero de la serie ha caído ya en una zanja. Si no reaccionan pronto, en pocos segurndo todos habrán caído.
  13. Buscar el aplauso es una tendencia algo tonta, pero disculpable. Después de todo, uno debe saber si lo merece o no, aunque los mezquinos se lo nieguen.
  14. Lo peor no es que los imbéciles sean infinitos, como se decía en la Antigüedad, sino que uno termine por resignarse.
  15. Es intoxicante imaginar a cierta edad que de uno depende que vaya a cambiar la faz del mundo. Lo peor de todo es sobrevivir a la resaca.
  16. Si la juventud no fuera la época de los grandes sueños, por improbables que sean, ¿valdría la pena sufrir la humillación de despertar adulto?
  17. Hay batallas que algunos ganan ahora y batallas que les corresponde ganar a los adversarios. Mientras la guerra no concluya, todos pierden.
  18. Eran tantos los que demandaban ser defraudados, que los estafadores comenzaban a sentirse incómodos. ¿No encontrarían ninguna resistencia para volver menos monótono el maltrato?
  19. La rabia contra los suyos le impedían ver más allá de su nariz. Hubiera debido sopesar sus decisiones, pero continuaba dependiendo emocionalmente de quienes más odiaba.
  20. Observa sus dudas con interés: ¿hacia dónde lo conducirán cuando dé por terminado su análisis de la situación que cuesta entender?
  21. Observa sus afectos con desusada calma: ¿acaso dependía de ellos tanto como había imaginado cuando ocupaban todo el horizonte?
  22. Observa sus fracasos, como un padre contempla a sus hijos feos: tal vez incomodo, pero sin considerar la posibilidad de renegar de ellos.
  23. Observa sus éxitos no demasiado frecuentes con evidente incomodidad: ¿no se tratará de un simple malentendido que no tardará en desaparecer para humillarlo?
  24. Observa sus temores con justificado escepticismo: ¿cuántos de ellos se desinflan si los examina con cierto cuidado?
  25. Observa sus torpezas sin demasiado asco. Después de todo, puede controlarse y mejorar su desempeño sin sentirse humillado.
  26. Observa sus capacidades sin hacerse ilusiones: en la práctica habrá que ver hasta dónde le permiten llegar y cuándo lo abandonan.
  27. Tolera a tu prójimo como esperas que ellos te toleren a ti. ¿Quién necesita ser perfecto en un mundo imperfecto como éste?
  28. Asociarse para delinquir es más fácil que hacerlo por una causa generosa. Asociarse para no hacer nada es todavía más cómodo, pero a la larga cuesta más que las otras asociaciones.
  29. Hay épocas en las que se vuelve poco creíble que la gente se asocie con los mejores propósitos para todos. Nadie confía demasiado en nadie. Tal vez no se acusen de indignidades unos a otros, pero tampoco dejan de imaginar lo peor, de parte de aquellos que hubieran podido ser sus colaboradores.
  30. ¡Maravillosas las épocas en que no cuesta demasiado descubrir gente en quien podemos confiar, así como ellos se convencen de que pueden confiar en nosotros, sin esperar dobles discursos y traiciones! Solo entonces se manifiesta el potencial de cada uno de nosotros.
  31. Los dirigentes siempre yerran el camino, después de haber conseguido orientar a sus seguidores. Eso también les pasa a los dirigidos, pero ellos no ponen en juego su cabeza.
  32. Hay quienes luchan por el poder, como si el proceso careciera de ulteriores responsabilidades. El sabio lucha por una responsabilidad que no se encuentre fuera de sus posibilidades asumir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: