Docentes y estudiantes

Aula universitaria.

  1. Se supone que el docente debe enseñar, cuando en realidad aprende.  Si la institución que lo ha contratado averiguara lo que efectivamente pasa en el aula, terminaría cobrándole la maravillosa oportunidad que le ha brindado para conocer a las nuevas generaciones.
  2. Entre aquellos que deberían aprender, hay quienes lo creen del todo inútil. Aquellos que deberían enseñar, tampoco están capacitados. La transmisión del conocimiento se ha convertido en un ritual vacío, que permite hacer magníficos negocios en torno a la educación, sin tocarla para nada.
  3. Simulacros de aprendizaje se corresponden con simulacros de enseñanza. Se acumularán diplomas y certificados en el CV, puesto que no se encuentra en juego la improbable acumulación de conocimientos.
  4. La pereza de los docentes no puede ocultarse. Con de trabajar lo menos posible, no dudan en empujar a sus estudiantes hacia un futuro en el que no tendrán más remedio que aprender lo que se dedicaron a ignorar con tanta decisión durante sus estudios.
  5. Se supone que el docente debe controlar la permanencia de los estudiantes en el interior de una institución educativa, cuando en realidad les enseña destrezas fundamentales para sobrevivir, que a la institución poco le preocupan. Si se dieran cuenta de lo que el docente hace en los intersticios de la malla curricular, lo más probable es que lo dejaran en la calle, para no sentar un mal ejemplo entre sus coletas.
  6. ¿Estudiar cuando la educación sufre un generalizado descrédito, solo porque al estudiante no se le ocurre otra manera de ocupar los años más fértiles de su vida? ¿Someterse a un sistema viciado, para protestar luego por una situación que se rechazará sin tomarse el trabajo de analizarla?

    Clase universitaria en el Medioevo.

  7. Dejó de aprender hace años y no cesa de repetir (como mantras infalibles, vaciadas de sentido) algunas pocas fórmulas que memorizó en su juventud y no se ha tomado el trabajo de renovar. ¿Solo por esos antecedentes debe enseñar a las nuevas generaciones?
  8. Ha decidido no enseñar mientras le resulte posible, probablemente porque no tiene idea de cómo hacerlo o siente repugnancia por cualquier actividad que lo comprometa a compartir lo que considera suyo y de nadie más. Solo cuenta anécdotas, repite las ideas que otros se tomaron el trabajo de escribir y toma exámenes. Para los estudiantes, es un portero que recibe y evalúa de acuerdo a su capricho, las pruebas que los autorizan a dejar atrás la asignatura.
  9. La devaluación del conocimiento llega a convertirse en un deporte nacional, en la marca de una generación escéptica y hedonista. No es la primera vez que sucede. La Historia de la Humanidad se encuentra definida por los contradictorios retrocesos de la ignorancia, más que por el progreso del conocimiento.
  10. Han decidido que no están dispuestos a aprender. Solo les importa salirse con la suya, que no los contraríen ni ofrezcan soluciones, con el objeto de que los presentimientos más oscuros sobre su futuro se cumplan, para su satisfacción y duelo combinados. Lograrán lo que querían y será horrible.
  11. No es un gran profesor, pero resulta inigualable cuando se trata de disuadir a sus estudiantes de cualquier proyecto que les permita aprender. Si alguien lo consigue, es a pesar de su firme resistencia.
  12. ¿Hay estudiantes que llegan a la universidad, convencidos de que no les hace falta aprender demasiado; que invierten su tiempo y dinero en la puesta en escena de un ritual vacío que la sociedad exige de ellos, antes de rendirse a las evidencias de su genialidad innata?
  13. Docentes humillados por la tarea que no se resignan a cumplir, deberían facilitar el aprendizaje de sus estudiantes, en lugar de mantener una sorda lucha contra ellos, que habrán de desplazarlos de sus puestos de trabajo y ya está cometiendo los mismos errores que sus maestros.
  14. Estudiantes que reclaman su derecho a no aprender,  como quien demanda el derecho a una muerte digna. ¿Quién logrará convencerlos de que vale la pena afrontar el desafío de salir adelante?
  15. Todo lo que hubo en ese docente de búsquedas, esperanzas y urgencia de cambian el mundo, se ha secado. ¿Solo por eso debe enseñar a las nuevas generaciones?
  16. Estudiantes hay que miran el futuro, como si ya lo hubieran vivido y asimilado la profunda lección que les dejó. Después de concebir esa pesadilla, se miran a sí mismos como si no estuvieran más en este mundo y nada pudieran hacer para cambiar lo que todavía no ha sucedido.
  17. ¡Ah, el generalizado desprecio del conocimiento que revelan aquellos que pudieron aprender! Nada parece más justificado para la ignorancia. En el mundo real, dondequiera se mira, abundan las pruebas de que existe una infinidad de caminos menos penosos para salir adelante.
  18. Si no lo aprenden hoy, se dicen los pesimistas, quizás no tengan que aprenderlo nunca, con lo que se habrían ahorrado energías que mejor dedican a divertirse. Más probable es que el conocimiento que tuvieron al alcance de la mano y desecharon hoy, mañana resalte como el diente que falta en una sonrisa.

    Escuela de comienzos del siglo XX.

  19. Desde hace años, cuando enseña mata todo lo que toca. No es casual que deje muertos a quienes forma. Los prepara con el esmero de quien no quiere estar solo en el cementerio.
  20. Disuade a quien se le acerca, imaginando que de él será posible aprender algo. Es la demostración irrefutable de que no vale la pena intentarlo, porque él no quiere, ni puede entregar nada. No está resguardando un conocimiento: solo cierra el paso.
  21. No se puede perseguir a quienes se resisten a aprender. Si se considerara salvador de las nuevas generaciones, perdería el sueño, pero esa ingenuidad le está negada. Les da la oportunidad de aprender, y si la desaprovechan, no serán los primeras extravíen el camino.
  22. En un coro disonante, cada uno de los docentes proclama aquello que todos consideran sus verdades, ante los grupos de estudiantes que les fueron asignados y simulan oírlos y anotar (puesto que habrán de repetirlo con la mayor exactitud durante algún examen) y olvidar a continuación cada palabra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: