Costosas ingenuidades

  1. José Guadalupe Posadas: Grabado

    Estamos sinceramente convencidos de vivir en el mejor de los mundos posibles. Para negar cualquier sospecha de habernos equivocados, tendríamos que estar en condiciones de compararlo con algo todavía peor. Con frecuencia, basta con abrir los ojos para divisar ese punto de referencia que tanto nos resistimos a imaginar.

  2. Mañana será otro día, si Dios lo permite, a pesar de que nada sería mejor para muchos hombres sagaces, que repetir exactamente la misma jornada de hoy, con los mismos errores y sufrimientos en los que suelen incurrir los ingenuos.  El temor al canmbio puede ser más fuerte que cualquier evidencia de que uno lo está pasando mal.
  3. La ingenuidad del Cándido de Voltaire no es nada fácil de sostener, porque tarde o temprano se sufren desengaños que invitan al más conformista a cambiar radicalmente sus puntos de vista errados. Es en esos momentos cuando se pone la prueba la voluntad de cerrar los ojos a cualquier precio.
  4. Quiere creer que la gente es buena y si se ríen en su cara cuando lo dice, es porque se sienten descubiertos en su propia bondad, oculta detrás de sus poses de observadores cínicos.
  5. Cree que se saldrá con la suya. Sin importar los errores que cometa, porque tiene Dios aparte. Aunque no lo confiese, está convencidos de ser Dios.
  6. Le han dicho que todo aquello que hoy sufre va a mejorar, aunque no de inmediato y la confianza en la palabra ajena lo lleva a tolerar tantos abusos, que lo más probable es que en el futuro no se encuentre vivo, para experimentar un saludable desengaño.
  7. Solo hay que darle otra oportunidad a quienes erraron el camino. Tal vez en el futuro ellos demuestren las buenas intenciones de las que antes, juzgádolos por sus actos, cabía dudar. Tal vez confirmen lo peor: que solo buscaban un tonto que les diera una nueva oportunidad de estafarlo.
  8. Desconoció las evidencias de que no había tomado la mejor opción una vez, dos veces, tantas que no puede hablarse ya de criterio equivocado, sino de empecinamiento en el error, que deben cobrarle de inmediato, para que no siga metiendo la pata.
  9. La estupidez se convierte en el objetivo supremo de aquellos que pretenden no hacerse problemas. Al comienzo, tal perfección parece lejana, pero si se empeñan, llegará el día en que no les cueste nada disfrutarla. Llegarán a ser tan estúpidos como si siempre lo hubieran sido.
  10. Viven esperando confirmar la hipótesis de que todo el mundo es buenos y ellos se encuentran en condiciones de controlarlo. Si algo desmiente ese presupuesto, lo consideran un accidente del que no quedará registro.
  11. Pueden aceptar globalmente que el mundo horrible y carece de atenuantes, solo para pasar de inmediato a otro tema y no volver a considerar ese instante de debilidad en el que se permitieron abrir los ojos.
  12. Si alguien no quiere entender, lo más probable es que se salga con la suya y derrote a quienes tratan de sacarlo de su encierro. Si quiere entender, en cambio, puede equivocarse y corregir su error, pero también acertar en el primer intento. La alternativa de hallar su propio camino, es lo que asusta a los que temen la simple idea de arriesgarse.
  13. Lo bueno de ser tonto, es que si uno se esfuerza íntimamente puede dejar de serlo. Lo malo de ser un estafador, en cambio, es que uno se cree en la obligación de demostrarle a todo el mundo lo contrario.
  14. Quiere llevarse bien con todo el mundo, no porque los aprecie demasiado, sino para no crearse problemas. Al marginarse de la crítica, no solo pierde oportunidades que hubiera disfrutado en el caso de manifestar su punto de vista, sino que también consolida un poder que sabe injusto y sin embargo respalda.
  15. Con tal de no meterse en problemas, ¿cuántos sacrificios y humillaciones tolera? El precio que paga por su inestable tranquilidad nunca se salda. Nuevas penalidades le aguardan, incluso mayores que las anteriores, puesto que sus adversarios han comprendido que está dispuesto a pagarlas.
  16. Hacerse el tonto fue una decisión meditada, que hubiera debido asegurarle cierta impunidad en un mundo tan convulsionado como el que debió afrontar. Soportó humillaciones, ignoró ofensas, y ahora se pregunta si no estuvo alentando los abusos que sufrió. Lo peor, es que ya no se siente autorizado para protestar.
  17. Si sufre sin demostrarlo siquiera, imagina, su hazaña le será recompensada por el respeto de los demás, aunque la experiencia debiera haberle demostrado que nadie le prestará la menor atención, puesto que no se queja.
  18. Sabe quiénes son sus amigos y quiénes sus adversarios. Al menos cree saberlo y reza para que no deba ponerse a investigar si eso se corresponde o no con la verdad, porque de otro modo ha sido un tonto el resto de su vida.
  19. Los grandes hombres carecen de miserias, los jefes llegaron a sus cargos por sus méritos, los extranjeros son sospechosos de lo peor, los subordinados pueden progresar si se esmeran. Ya no sabe por qué cada vez le cuesta más la aceptación de esas ideas que hace tiempo le parecían tan obvias que estaban fuera de toda discusión. ¿Se habrá infectado con la duda que antes le indignaba?
  20. Si aquellos que retienen con tanta convicción el poder, lo hubieran alcanzado de manera irregular, uno supone que al advertirlo no tardarían en rectificarse, porque después de todo lo hicieron sin darse cuenta, dado que de su honestidad nadie sospecha.
  21. Pide el condenado que se le otorgue el beneficio de la duda. ¿Por qué no? Supongamos entonces que su arrepentimiento actual no tiene pizca de sinceridad y solo llega (demasiado tarde) porque le conviene.

    Voltaire: Portada de Cándido

Las cosas no pueden ser de distinta manera a como son: si todo ha sido creado por un fin, necesariamente es para el mejor fin. Observen que las narices se han hecho para llevar gafas: por eso usamos gafas. (…) Los cerdos han sido creados para ser comidos y comemos cerdo todo el año. Por consiguiente, todos aquellos que defendido que todo está bien, han cometido un error: deberían haber dicho que todo es perfecto. (Voltaire: Cándido)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: