Colusiones o el poder obsceno

Santi di Tito: Retrato de Machiavello

Todos los Estados bien gobernados y todos los príncipes inteligentes, han tenido cuidado de no reducir a la nobleza a la desesperación, ni al pueblo al descontento. (Machiavello)

  1. Desde hace siglos, el Poder ya no procede de Dios, como se afirmaba entonces, con el objeto de acallar a cualquiera que lo cuestionara, pero tampoco puede argumentarse que refiera la voluntad del pueblo. Ni una legitimidad ni la otra resultan creíbles. La desnudez del abuso que lo fundó se intenta esconder en vano.
  2. No pueden argumentar que Dios les ha concedido los privilegios y no sería prudente que nadie cuestionara, porque el sacrilegio se paga en este mundo y en el otro. Tienen que hallar otra falacia más actualizada y no menos intimidante, como la voluntad del pueblo.
  3. ¡Oh, la obscena confianza del Poder, que en la actualidad parece haberse convencido de su divina legitimidad y no teme exhibirse ante cualquiera, solo porque ha tomado infinitas precauciones para que no se descubra el latrocinio y el abuso que le dieron origen!
  4. Son unos pocos y no están dispuestos a compartir el Poder mal adquirido con otros que no sean sus más íntimos amigos y parientes, para que nadie que no puedan ser controlados, les dispute aquello que simplemente usurparon.
  5. ¿Qué harían de su vida si no se dedicaran a devorar más de lo que necesitan? Hay que comprenderlos. Prefieren la muerte, antes que la moderación.
  6. Tejieron una red tan densa de contactos discretos y compromisos mutuos, que llegaron a convencerse de ser los dueños legítimos del Poder. Por eso la extrañeza y hasta la ofensa con que enfrentan los reclamos de aquellos que sufren su gestión.
  7. Tarde o temprano, lo más probable es que por descuido o fatalidad, la estructura del Poder, hasta entonces oculta, quede al descubierto, y el espectáculo, lejos de causar asco, genera una mal disimulada envidia. ¿Eso era todo? se preguntan muchos. ¡Qué bueno averiguarlo para imitar el modelo!
  8. Era tan mezquino como sus inmediatos seguidores. Los había elegido con el mayor cuidado, para que ninguno de ellos desentonara y en lo posible lo superara en ese aspecto, gracias a lo cual resultaría posible mostrarse como la primera víctima de su entorno, en el caso de que alguien alguna vez lo cuestionara.
  9. La pereza y la codicia van de la mano en aquellos deberían tomar decisiones que afectan a otros y deberían atender si dilación las demandas que les llegan. Conmoverlos o removerlos es la opción.
  10. Mantenerse en el Poder, no importa cómo, ni hasta cuándo, es la meta. No hay acto mezquino que no se justifique mientras tanto, con tal no perder ninguno de los privilegios que tantos otros codician y ellos habrán de defender con ferocidad, ya que no con argumentos legítimos.
  11. La voracidad ha llegado a convertirse en su fundamental razón de ser. Cuesta imaginarlo de otro modo que devorando todo lo que encuentre,  hasta sin apetito, aunque un día de estos muera víctima del atracón y sin embargo insatisfecho.
  12. Incrementa su patrimonio sin fijarse cómo ni qué, por simple automatismo. Solo dejará de devorar todo lo que encuentra, el día en que muera y entonces le toque el turno de ser devorado.
  13. ¿Cómo se detecta un conflicto de intereses? El jerarca denunciado pertenece al selecto grupo de privilegiados a quienes se les brindó la oportunidad de emprender más de una actividad favorable a sus intereses, sin preocuparse de respetar las opciones morales, legales o de sentido común, que suelen poner límites al resto de la gente.
  14. Conflicto de intereses: ¿qué es eso? ¿Acaso hay algo en este mundo o en el otro que pueda considerarse digno de entrar en contradicción con los intereses personales de quien se sabe por encima de los escrúpulos que detienen a la gente común?
  15. Condecóranse los unos a los otros, en la confianza de cubrir con su relumbrón de los entorchados la mugre originaria. Alábanse descaradamente, hasta parecer que el monótono intercambio de elogios se convierte en unanimidad. El espectáculo del Poder se despliega, infame o seductor, según quien lo contemple.
  16. Unos cuantos ladrones de cuello y corbata se han repartido las generosas porciones del mundo que atraparon, y solo pretenden continuar disfrutando eso que consideran suyo, sin que nadie se lo dispute, recibiendo en lo posible el homenaje al que resultan acreedores por su buena gestión.
  17. Incrementar su patrimonio, poco importa cómo, se ha convertido en un acto reflejo para él. Tiene que hacerlo constantemente, como tiene que respirar. Si un día lo deja de lado, teme que no tardará en estar muerto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: