El sitio (desigual) de cada uno

Sistema geocéntrico de Tolomeo

Autoestima: Evaluación errónea. (Ambrose Bierce)

  1. Dame un punto de apoyo y me confirmaré en la ilusión de que puedo mover el mundo. No es poca cosa lo que te pido, cuando (a veces) algo parecido a mis desmedidas ilusiones se concreta.
  2. Dame un punto de apoyo y moveré el mundo. No es una plegaria, sino la convicción de alguien capaz de concebir un sistema que le permite multiplicar sus fuerzas habituales, siempre y cuando alguien lo acompañe en la empresa. Lo más probable es que reciba silencios o promesas imposibles de cumplir o burlas o críticas o distracciones, pero ningún punto de apoyo.
  3. No suele ser bueno estar contra todos, especialmente cuando se defiende la verdad. Uno puede cambiarse de bando tantas veces como lo desee o le convenga, pero si eso ocurre también con la verdad, todos salen perdiendo.
  4. Uno casi nunca es uno solo, pero conviene estar preparado para la eventualidad y no retroceder antes de tiempo, ni sumarse sin combate ante la mayoría.
  5. Aquellos que deseen destruirme, consiguen que averigüe quién soy efectivamente en medio de las crisis, no en la duermevela imbécil donde paso la mayor parte de mi vida. Tengo que agradecerles un impulso que me obliga a iniciar un proceso que de otro modo tal vez no se hubiera dado, pero también debo reconocer que su tarea cruel tuvo éxito: soy una colección de cicatrices.

    Honoré Daumier: Debilidades humanas

  6. Me destruyeron más de una vez y aquí estoy, escribiendo para comprobar que existo. Lamento haber defraudado las expectativas de quienes aguardaban de mí el más completo silencio.
  7. La desigualdad es atractiva, porque reclama que la liquiden en beneficio de algo superior. La uniformidad es bastante desalentadora, porque solicita que uno abandone cualquier diferencia real y se sume al coro.
  8. Si no existieran las injusticias, de todos modos hallaríamos la manera de exigir que la uniformidad del mundo mejore.
  9. En realidad, uno siente por la injusticia el mismo afecto que siente por los manjares más deliciosos: quiere terminar con ellos lo antes posible, dejar de percibirla como un desafío que impide el descanso.
  10. Excluido / Incorporado: bastan dos decisiones ajenas, para que mi vida tome sentido. A veces no dependen de mí, ni de los otros, sino del torrente hormonal que circula entre nosotros y ni siquiera logra que reconozcamos su poder.
  11. Incluido / Excluido: no plantees nuestra relación de ese modo, porque me veré obligado a resistir tus decisiones, dejando de lado el respeto que me había propuesto concederte.
  12. La experiencia de ser incluido en una relación, no debería borrarse tan pronto como se empeñan en demostrar aquellos incapaces de disfrutarla, los desagradecidos.
  13. La experiencia de ser excluido no se borra de la memoria de quien la sufre, sigue abierta y sangrando mucho tiempo después, cada vez que algo la revive. Detente a tiempo cuando estés por dejar una herida como esa.
  14. Hay crueldad por acción o por omisión. En ambos casos, resulta despreciable. Aquellos que hacen sufrir a otros, como aquellos que permiten el sufrimiento ajeno o el propio, no escapan de la condena, aunque se entiendan sus motivos.
  15. Puedo hacerte sufrir involuntariamente. Puedo disculparme o incluso justificar el maltrato, porque considero que tu sufrimiento es una reacción pasajera y a pesar de ello, necesaria para ti. Quizás me encuentre convencido de que tarde o temprano te hará algún bien este dolor que te infiero, contra tu voluntad o incluso cuando obtengo tu consentimiento. ¡Cuántas vueltas inútiles puedo dar, mientras continúo en lo mismo. En cualquier caso, es preferible que me detenga ya y busque una manera más adecuada de relacionarme contigo.

    Honoré Daumier: El especialista

  16. Puedo usar y abusar de ti, porque en este momento eres el más débil de los dos y utilizarte en mi beneficio figura en mis planes, que solo te consideran un objeto del que no quiero prescindir. En tal caso, ¿cómo habré de resistir la eventualidad de que tú u otros hagan lo mismo conmigo? Cuando te respeto, apuesto a que me respetes, a que colabores conmigo, sacrifico mis proyectos personales para que otros los respeten. Si traicionas mi confianza, no será porque yo te haya traicionado antes.
  17. Estoy dando por concluida una penosa etapa de mi vida, con proyectos más atractivos de lo que permitía la realidad, con esperanzas inalcanzables, con el amor que entregué y no me fue retribuido según esperaba. ¿Acaso debo quejarme de la frustración que sufro? Puedo enterrar todo eso que dificulta mis movimientos y continuar avanzando.
  18. No dejes que la estupidez ajena te inmovilice: menos aún que te hiera; en ningún caso, que te destruya. Bastante tienes con tu propia estupidez, de la que intentas desprenderte con bastante esfuerzo casi todos los días, y al parecer no siempre con éxito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: