Porfiado mundo real

Edward Hopper: Hotel junto a las vías

  1. No esperaba que sucediera aquello que tanto le sorprendió. De haber estado mejor informado, de haber seguido un método menos inadecuado, lo habría previsto sin dificultad, pero no, ahora es evidente que sus expectativas lo predisponían para lo que no podía suceder, impidiéndole ver lo que se acercaba.
  2. Exigir de la gente que se corresponda con lo que uno espera de ella y (lo que todavía es peor) que se corresponda con aquello proclama ser, es la forma ideal de quedarse solo y detestado por casi todo el mundo.
  3. Perdiste la fe hace ya tanto tiempo que no recuerdas cómo era tenerla. Si quisieras alentar la esperanza en tu menguada situación actual, sería poco menos que un insulto a tu inteligencia, que no será mucha, pero todavía existe. Por lo tanto, solo te queda como virtud la caridad, y si quieres practicarla te verás obligado a intentarlo con la mayor discreción, porque hace rato que pasó de moda.
  4. Veo a los estudiantes leyendo un clásico, mientras bromean con sus compañeros y atienden llamadas telefónicas. Son los mismos textos que hace tanto tiempo disfruté con el asombro del explorador, sin que nadie me los impusiera. Ellos lo hacen para cumplir con la demanda de una institución que cobra aranceles y expende certificados profesionales, durante las horas previas a un control de lectura, que no dejará huellas en su memoria y (lo más probable) impedirá que el contacto efectivo con otra visión del mundo se establezca.
  5. En invierno me conformo con que el sol salga. En verano espero que también haya sombra.
  6. ¡Nadie se mueva! –dice el mezquino. Solo él puede hacerlo, aunque no tenga otro impulso que evitar una competencia donde él saldría perdiendo.
  7. La creatividad de los consagrados queda de manifiesto en el asombroso repertorio de artimañas gracias a las cuales se dedican a impedir que nadie los desplace del sitio que ocupan, con la intención de hacer allí lo menos posible.
  8. La mezquindad es una pasión tan devoradora para quienes la disfrutan, como la santidad, pero vale la pena nota que ambas no gozan de la misma difusión.
  9. La codicia es el motor del mundo que habitamos. No es una idea que prometa demasiado futuro.
  10. Ser mezquino, para muchos, es una demostración del más elemental realismo. Ignorar una tendencia como esa, no conduce a la discriminación que se reserva a los ignorantes y los bobos, sino a la enconada persecución de aquel que se atrevió a poner en duda una ilusión colectiva que justifica cualquier violencia para preservarla.
  11. Discriminar en una pasión más plausible y persistente que compartir. Uno puede someterse a ella todo el tiempo que desee, sin quedar nunca satisfecho por el fruto de sus actos, mientras que la pasión de compartir se agota mucho antes de que uno se quede sin posesiones para alimentarla.

    Billie Holiday

  12. Escucho de nuevo la voz de Billie Holliday: ¡tanta fatiga que apenas roza la melodía! Nunca se abandona del todo a la canción que ha prometido cantar. Eso es el arte: prácticamente nada, y sin embargo la evidencia de alguien que sin fuerzas para continuar viviendo, alguien se resiste a no ser.

    Clarice Lispector

  13. Releo un texto de Clarice Lispector: lo más probable es que en cualquier momento su encanto se quiebre y nada quedará en su sitio después de que la realidad lo disperse, pero hasta entonces, la tela de araña que he fabricado me retiene, fascinado y a la vez impaciente, mientras aguardo su inevitable ruina.
  14. Mi dolor de estar vivo, solo podía compensarlo tu vecindad. Al despertar en la noche y sentirte respirar tan cerca, las pesadillas que llegaban dominarme con sus espejismos, recuperaban las modestas proporciones que el mundo real les depara. Hay fantasmas difíciles de desafiar, pero habitualmente se disipan con la luz del día.
  15. No hay pasión que dure todo lo que promete, ni conserve la misma intensidad con la que se abrió paso en la conciencia, pero no vale la pena quejarse de su poder, ni pretender revertir el proceso: cada uno se engaña a sí mismo antes de engañar a su pareja.
  16. Pase lo que pase, haber sido amado alguna vez, no importa cuánto tiempo atrás, continúa siendo un capital inagotable.
  17. Pase lo que pase, haber experimentado alguna vez el desamor, es una carencia que no se salda nunca.
  18. Encontrar alguien en quien se puede confiar ilimitadamente, aunque solo sea por un rato, es un alivio que permite continuar imaginándose capaz de sobrevivir a lo que venga.
  19. Un rostro amable nos devuelve en un instante la esperanza de controlar el caos. Una muestra de buena voluntad nos devuelve la confianza en el mundo, a pesar de que todo siga envuelto en la incertidumbre. Hallar ese mínimo respaldo parecer cambiarlo todo en el ánimo de quien lo experimenta, aunque objetivamente nada haya cambiado.
  20. Despecho es la resistencia a dar por concluida una pérdida ya consumada. No es que uno espere recuperar el estado inicial de armonía o simple desconocimiento de la desgracia que se estaba preparando a sus espaldas. Solo queda en pie la posibilidad de continuar sufriendo, aunque todo indique que ya es hora de darle paso a preocupaciones menos monótonas.
  21. En ocasiones puedo reírme de las mismas cosas, que al parecer atormentan a mis enemigos. Soy el más afortunado, aunque no derrote a mis adversarios. Cuando ellos me tengan dando vueltas en su conciencia, como el primer día, hará mucho tiempo que yo los habré olvidado.
  22. Resistir: deberías haber aprendido hace tiempo que tu fortaleza mayor es la memoria de haber sobrevivido en circunstancias parecidas (o todavía peores). Otros retroceden ante la mera posibilidad de sufrir un poco por primera vez. Tú no llegas a disfrutar el dolor, pero al menos recuerdas que hasta el sufrimiento más intolerable concluye, aunque deje huellas que no van a borrarse tan pronto.
  23. Enterrar a tiempo los ideales de la juventud, puede ser algunas veces lo peor y otras lo mejor que te resta por hacer, cuando te acercas a la edad madura. Algunos ideales se quiebran solos y en tantas partes que no vale la pena restaurarlos, mientras otros resultan ser tan flexibles, que a pesar del duelo que uno les dedica, ellos continúan creciendo, como si nada fuera capaz de ponerles coto.
  24. Más de una vez pensaste que tu memoria acumulaba tantas cicatrices que ya no había sitio disponible para instalar una nueva. Naturalmente, eso no podía ser cierto. Sobre el tejido fibroso que armaron las viejas cicatrices, pueden establecerse las nuevas heridas y la hipótesis de que ninguna herida nueva  se sumará, no pasa de ser una esperanza no fundamentada.
  25. No por llegar después, las heridas nuevas habrán de dolerte menos.
  26. Artista es aquel que sufre y al mismo tiempo disfruta lo indecible, cuando consigue manipular una materia expresiva, que la mayor parte de la gente conoce de sobra y acepta sin concederle demasiada importancia.
  27. Todos pueden hacer ruido. Son bastante menos aquellos que se encuentran en condiciones de hacer música.

Enquanto eu tiver perguntas e nâo houver respostas continuarei a escrever. (Clarice Lispector)

Los hechos son testarudos (…) y de grado o por fuerza, hay que tenerlos en cuenta. (Vladimir Lenin)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: