Bestiario

Tal vez fuera mejor que los hombres tuvieran bozales y los perros leyes; que se pasease a los hombres con correa y a los perros con religión: se reduciría en la misma medida la rabia y la política. (Karl Krauss)

  1. Más de una vez traté de sumarme al rebaño, cuando lo más prudente hubiera sido formar parte de la jauría.
  2. Cuando no conseguía imponer a quienes se le acercaban las reglas que había impuesto en su madriguera, se dedicaba a descabezarlos de inmediato. En cuanto al resto, que por temor o inercia había acatado sus normas, de todos modos, por aburrimiento o descuido, tarde o temprano los liquidaba.
  3. Los miembros de una bandada se reacomodan constantemente durante el vuelo, para no estorbarse unos a otros y protegerse de los enemigos externos, que probablemente habrán de cobrar alguna víctima, pero dejarán libre al resto. Los humanos competimos por quedarnos solos y sufrir la misma suerte.
  4. Los perros pueden agradecer hasta los golpes de aquellos a quienes consideran sus dueños, los caballos convierten la tortura que sufren de sus jinetes en parte de una rutina que aceptan sin quejarse, mientras los gatos rechazan hasta las caricias que consideran inoportunas.
  5. Para los escarabajos, el estiércol es el mayor de los tesoros, que les permite asegurar la continuidad de su especie. ¿En qué me diferencio de ellos cuando recuerdo mis experiencias dolorosas y pretendo convertirlas en una obra que sin embargo no se limite a una queja?
  6. Era una mujer araña. Solo esperaba que un macho la fecundara, para devorarlo a continuación, con la excusa de alimentar a su inminente cría (la misma que en defensa propia, no tardaría en dejarla sola).
  7. Los caracoles pueden reproducirse sin recurrir a la colaboración de nadie más, porque son hermafroditas, pero de todos modos disfrutan más la oportunidad de juntarse con otros y escoger un sexo u otro para la danza del cortejo.
  8. Vivir entre lobos incluye convertirse en uno más del grupo. Tal vez uno goce de protección en ciertos momentos, pero lo más probable es que deba resignarse también a recibir con frecuencia dentelladas.
  9. Fueron convocados a un banquete que no se realizarían sin ellos, pero no les avisaron que eran el plato principal.
  10. La mantis religiosa no espera a la pareja que habrá de fecundarla. Espera sobre todo a la víctima desprevenida que habrá de alimentarla. Ambas figuras son el mismo macho.
  11. El macho de la mantis religiosa no puede ignorar que la muerte lo espera, cuando se encuentre a la distancia suficiente para copular con la hembra. Su victoria no es sobrevivir, sino renacer gracias a su verdugo.
  12. Su mezquindad lo recubría y preservaba de la vecindad con sus semejantes, como el hedor a la mofeta.
  13. Era capaz de reconocer en otros sus inocultables debilidades y en ningún caso pretendía modificarlas. Coleccionaba serviles, corruptos e incapaces, que a partir de entonces le debían lealtad, con la misma dedicación de otros que acumulan obras de arte, para asegurarse una respetuosa distancia de todos aquellos que podrían disputarle su madriguera.
  14. La mala imagen que disfrutan las arañas llamadas viudas negras, es que efectivamente hacen lo que otras hembras imaginan pero no concretan después de haber sido fecundadas por los machos de su especie: librarse de su compañía devorándolos.
  15. Tolstoi pudo hallar similitudes entre el destino de un hombre y el de un caballo, pero solo uno de ellos se monta sobre el lomo del otro, le clava las espuelas en los ijares y lo azota como parte del diálogo habitual.
  16. Un caballo puede girar la cabeza hacia derecha e izquierda, para superar de algún modo las inevitables restricciones a la visión que le imponen las anteojeras… pero el cabeceo no está bien evaluado por el jinete y resulta más prudente para el caballo seguir por donde le ordenan, mediante latigazos, golpes de riendas y espuelas en los ijares, cada vez que se desvía del camino.
  17. Cuando Jonathan Swift invirtió la relación habitual de subordinación entre hombres y caballos, los contemporáneos dejaron de considerarlo un humorista, para encerrarlo en un manicomio.
  18. La maravilla del orden de las aves en vuelo, es que no deliberan para decidir cuál es la distancia ideal entre una y otra, quién encabeza el grupo o cuál es la dirección de deben seguir. Si dependieran de la palabra para lograr el mismo acuerdo, serían devoradas mucho antes por sus enemigos, o lucharían entre ellas por quién habrá de detentar el poder y quien habrá de someterse, por lo que no llegarían nunca al sitio donde podrán alimentarse.
  19. Los machos necesitan fecundar a la abeja reina para darle un sentido a sus vidas. Ella debe cumplir su rol central en la colmena y solo por eso permite que la cortejen. La superioridad humana parece nacer de la capacidad para superar esa total sujeción a las razones de Estado.
  20. La yegua madrina sigue despertando el deseo de los machos equinos (previamente castrados) que la siguen pero ya no tienen motivos efectivos para competir por ella. Basta el olor de la hembra para que se sometan a su dominio, más hijos que parejas, de acuerdo a las previsiones del jinete que los controla a todos.
  21. La gente cree que las mujeres crueles son unas frustradas que cambiarían de actitud si tropezaran con hombres que las hicieran felices. De los hombres crueles, en cambio, se piensa que perdieron los frenos, pero de todos modos siguen el impulso de la Naturaleza. ¿No es hora de concluir con las viejas discriminaciones? Todos son responsables de su voracidad.
  22. A veces el dolor es el dolor es el dolor de quien lo sufre, sin atenuantes de ningún tipo. Un ping pong de sensaciones intolerables que promete no perder nunca el impulso inicial y te domina, te convierte en espectador de la disponibilidad para que otro golpe llegue y continúe poniéndote a prueba. ¿Hasta cuándo aguantará el conejillo de Indias, el maltrato cuyo sentido último ignora? ¿Cuándo se derrumbará, dando fin al experimento?
  23. La tela de araña se teje con el único objeto de que las posibles víctimas queden atrapadas y puedan ser devoradas sin darles oportunidad de escapar. La belleza de su diseño es un residuo del proceso, tan solo apto para ser observado por aquellos que nunca van a sufrirlo.
  24. La serpiente muda de piel que le queda estrecha. El caracol abandona la concha donde ya no cabe. Para ellos, al menos, vivir es desprenderse en el momento oportuno de lo que te protegió en el pasado y ahora te encierra.
  25. Las aves de carroña pueden resultar desagradables para la vista y el olfato de los humanos, pero cumplen una labor de utilidad indudable para el ambiente, cuando devoran la materia muerta y condenada a pudrirse. Los humanos son menos amables, porque atacan y devoran lo que está vivo, con el único objeto de saciar por un rato su compulsión destructiva.
  26. Después de haber sido acostumbrado a satisfacer cada uno de sus deseos, el emperador Calígula se convirtió en un monstruo que todavía hoy nos espanta. Después de haber sido nombrado Cónsul de Roma y sacerdote, Incitato continuó siendo su caballo.
  27. La araña puede moverse con una rapidez que asombra y decide su victoria sobre las víctimas, pero mientras no llega ese momento, espera, no desgasta sus fuerzas en actividades inútiles, solo tiende su red y espera. Podría estar muerta por la inmovilidad que la confunde con las cosas inofensivas del mundo, y espera.
  28. Nació para ser víctima indefensa de sus predadores. La única estrategia que dispone es confundirse con sus iguales, no apartarse del conjunto de víctimas posibles, para que el azar decida si al ocurrir el ataque, habrá llegado su hora de morir o si será la hora de otro, por lo que él tendrá la oportunidad de continuar disfrutando por un tiempo más la penuria de su existencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: