Naufragios emocionales

Naufragios

Naufragio

La muerte para los mozos es naufragio, y para los viejos tomar puerto. (Baltasar Gracián)

No se conoce el bien / como después de perdido. / No se regocija tanto / el que en el naufragio llora / si ve que el tiempo mejora / y cesa el mortal espanto. (Tirso de Molina)

La virtud no se da ni se recibe / ni en naufragio se pierde ni es impropia. (Lope de Vega)

  1. Los naufragios no se programan ni ensayan. Cuando llegan, ponen a prueba todo lo que uno cree ser. Puede que confundan o incluso destruyan, cuando no despiertan de la duermevela que fomenta la rutina.
  2. Revisa tu memoria, pregunta a cualquiera: casi nunca hay desembarcos ordenados, ni viajes en los que todo resulta de acuerdo a los planes que se establecieron. Cuando nos alejamos del puerto, conviene prepararse para tormentas que nos despojarán de todo aquello que creímos perfectamente asegurado. También vale la pena tener en cuenta las playas donde (si no nos ahogamos antes) disfrutaremos la oportunidad de rehacer la vida, si no nos abandonamos a la desesperación.
  3. A partir de los restos del último naufragio, te las compones para establecer la próxima rutina. La normalidad se recupera, probablemente hasta en el Infierno.
  4. ¡Que alivio el descubrimiento de playas vírgenes, la soledad, la carencia de otras voces, la obligación de comenzar todo de nuevo, después del naufragio donde se pudo haber perdido la vida!
  5. Tu mundo se acaba. Tienes todas las alternativas nítidamente planteadas en la cabeza y con la mayor objetividad has decidido que ninguna de ellas ofrece una opción aceptable. Son las cuatro de la madrugada y lo más prudente es reiniciar el sueño, en la confianza de que mañana el mismo caos será enfrentado con mejores herramientas que las del insomnio.
  6. Lo ha perdido todo. Visto desde otra perspectiva: acaba de llegar al sitio donde (lo quiera o no) comienza una vida nueva. ¿Cuánto se tardará en pasar de un lugar al otro?
  7. No ha perdido nada en el camino. Llegó al sitio que se propuso alcanzar, sin mayores novedades y utilizando el tiempo previsto. ¿Por qué entonces el desasosiego, similar al de un náufrago que todo lo extravió, comenzando por el rumbo que traía? Tal vez no debió comenzar el viaje, ni exponerse al éxito de su proyecto.
  8. Perder un amigo es más fácil que adquirirlo. Por eso conviene estar preparado y no lamentarse de que un día u otro, las mejores amistades se deterioren y obliguen a decidir entre ponerles un parche y ver si es posible continuar o darlas por difuntas. Que vuelvan a ser lo que fueron, es imposible.
  9. A medida que pasa el tiempo que te fue concedido en este mundo, cada vez te queda menos por perder. Con un poco de suerte, llegará el momento en que hasta la muerte resulte para ti pura ganancia.
  10. Nada me ha costado más que renunciar a las ilusiones que acumulé durante los primeros años de mi vida. Ahora que se acerca el final de mi existencia, nada puede ser menos razonable que recuperar la ingenuidad de es época. ¡Lástima que no haya sucedido al revés! Esa hubiera sido la mayor diferencia entre un hombre sabio y esto que soy.
  11. Más de una vez he naufragado. Más de una vez me vi obligado a sostenerme por los cabellos y convencerme de las ganas de seguir adelante, aunque no fuera posible recuperar nada de lo perdido.
  12. El verdadero naufragio de Robinson Crusoe sería la amnesia. Mientras recuerde quién es, de dónde viene y adónde espera regresar un día, dedicará el resto de su vida a completar el viaje.

    naufragio5

    Naufragio

  13. Después de muchos años perdidos en la soledad de una isla tropical, Enoch Arden regresa en mala hora al pueblo que lo dio por muerto, a la esposa que lo sustituyó en su lecho, a los hijos que llegaron a ser de otro. El primer naufragio lo puso a prueba, mientras el segundo lo destruye.
  14. Gulliver se entrega a los naufragios como otros hombres a las apuestas. Cuatro veces pierde el rumbo y gana la experiencia de otros mundos, inconcebibles para quienes lo rodean, hasta convertirse en un naufrago irrecuperable, incluso cuando ha regresado a lo que fue su casa, a su familia, a su patria.
  15. Para los mayas y aztecas, el mundo conocido solo llegó a ser lo que es, tras las ruinas sucesivas de otros mundos, que frustraron la alta misión que les fue planteada por los dioses, y no obstante dejaron sus restos para ser utilizados como el material que permitió crear lo que vendría después. ¿No es un modelo más adecuado que el de un universo acosado por la visión de la muerte, después de la cual no se divisa nada?
  16. Todo lo que se perdió, no volverá a ser y tampoco vale la pena dedicarse a lamentarlo. Ahora hay que inventar el mundo casi desde cero, porque la memoria de lo que dejaste atrás continúa guiándote.
  17. No hay soledad comparable a aquella que se disfruta en la compañía de algunos pocos, a quienes uno se encuentra convencido de amar.
  18. Nada es mejor que naufragar en los brazos de la persona que uno ama. Lo que pueda sobrevenir no importa, con tal de seguir juntos.
  19. Mujeres olvidadas que alguna vez amé: continúan siendo tan atractivas como lo fueron, gracias a la distancia que las preserva del tiempo.
  20. Exponerse a las pasiones que no se controlan y derivan en naufragios, de los que no siempre se sale bien parado, no suena demasiado prometedor, pero no hacerlo nunca, mantenerse dueño de sus impulsos, parece todavía peor, porque se sobrevive a las crisis con la impresión de no haber vivido.
  21. Después de tantos años de luchar por su vida, el naufrago se pregunta: ¿por qué? No espera respuesta. Echarse a dormir antes que iniciar el viaje, hubiera sido más sabio de su parte, pero en ningún momento se le ocurrió que eso fuera posible. Que la pregunta y la respuesta siempre demoradas, hayan terminado por abrirse paso, constituyen el último naufragio: probablemente nada tuvo sentido.

    Naufragio

    Naufragio

  22. Aquí termina por ahora el viaje. No era el sitio al que confiabas llegar, pero desde que pusiste un pie en la playa, la tormenta que te arrastró fuera de la ruta establecida comenzó a tener algún sentido. Tu vida se arma con esas pequeñas certezas que tal vez no ate informen hacia donde vas, pero mientras tanto demoran la victoria del caos.
About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 92 seguidores

%d personas les gusta esto: